Noticias

Petroecuador pide a petroleras asiáticas que no le vendan crudo ecuatoriano a Gunvor

Con miras a precautelar sus relaciones comerciales, la estatal Petroecuador pidió el viernes pasado a la tailandesa PTT International Trading PTE Ltd. y a la china Unipec Asia Co. Ltd. que se abstuvieran de entregar el crudo ecuatoriano a la comercializadora Gunvor S.A.

El motivo: el exempleado de Gunvor Raymond Kohut se declaró culpable en Estados Unidos de haber pagado $ 22 millones en sobornos a tres funcionarios de Petroecuador para conseguir ese crudo, que supuestamente estaba destinado a dos compañías asiáticas.

En las misivas, el gerente de Comercio Internacional, Pablo Noboa Orozco, citó el numeral 8 del artículo 83 de la Constitución que habla de “combatir los actos de corrupción”. Y añadió que el pedido se realizaba “con el fin de precautelar las relaciones comerciales” entre Petroecuador y las compañías.

Debido a los contratos vigentes, la estatal ecuatoriana debe entregar cargamentos de crudo Napo y Oriente a empresas asiáticas, que concedieron préstamos atados a deuda externa o compraron petróleo por anticipado, sin licitación, puesto que eran negocios entre empresas estatales. El pedido de Noboa es que esos cargamentos no sean comercializados por Gunvor.

Estas cartas se dan días después de que la gerencia de Comercio Internacional pidiera a estas dos compañías y a Petrochina International Co. Ltd. que hicieran una “declaración juramentada debidamente legalizada” de que “no tuvieron que ver con los posibles hechos de corrupción” relacionados con Gunvor. Asimismo, Noboa les pidió que informaran si tienen algún tipo de relación corporativa con Gunvor o sus filiales.

Noboa les advirtió que hasta que no envíen esta información, las empresas “no serán invitadas a los concursos para la compra-venta internacional de hidrocarburos”. Finalmente les pidió que se abstuvieran de participar en un concurso que ya está convocado para compra de Fuel Oil No. 6.

Los informes

El hecho de que el petróleo ecuatoriano no llegue a las refinerías de estas empresas asiáticas no es una sorpresa para las autoridades ecuatorianas. En sus informes anuales, la Agencia de Regulación y Control Hidrocarburífera (ARCH) da cuenta de las exportaciones de crudo. Así, en 2017, el país de destino que concentraba la mayor cantidad de exportaciones era Estados Unidos con 56 %, unos 75,5 millones de barriles, seguido por Chile con 16 %, Perú con 15 %, China con 5 % y Panamá con 4 %.

A reglón seguido, el mismo informe señalaba: “se observó que las compañías Petrochina International Co. Ltda. y Unipec Asia Co. Ltda. agrupan alrededor del 73 % de las exportaciones realizadas por Petroecuador, mientras que PTT International Trading registra como consignatario del 25% y el restante 2% la empresa suiza Glencore Ltd.” En el informe del 2016 la concentración era aún mayor: Petrochina y Unipec se alzaban con el 90 % del crudo ecuatoriano y PTT con el 10% restante, precisamente por los contratos de preventa petrolera.

En realidad, uno de los grandes cambios realizados durante el gobierno de Lenín Moreno fue que Petroecuador retomó las ventas spot, es decir por concurso, renegoció ciertos contratos y no ha vuelto a firmar preventas petroleras. Además de la entrega de crudo, cuyo precio se calculaba con una fórmula acordada y que varió a lo largo de los años, Ecuador debía pagar una tasa de interés, que en promedio bordeó el 8 % anual.

Los contratos

De acuerdo con Petroecuador, al momento existen cinco contratos vigentes, de los cuales tres son con Petrochina, uno con PTT y uno con Unipec, y que comprometen crudo hasta el 2024, y que en su mayoría han sido renegociados para extender su plazo. Para este año, estos contratos representarán 75,89 millones de barriles del total de la producción anual de Petroecuador, cifra que luego disminuirá en 2022 a 63,92 millones, en 2023 a 60,48 y en 2024 a solo 17,64, según la planificación de la estatal petrolera (Ver Gráfico).

El negocio aún vigente con Unipec y citado en la carta del gerente Noboa es el contrato número 2014-090. El documento, al que tuvo acceso EL UNIVERSO cuando publicó una serie de reportajes sobre estos préstamos en diciembre de 2017, fue firmado el 15 de mayo de 2014 en Beijing por el presidente de Unipec, Chen Bo, y el entonces gerente de Petroecuador, Marco Calvopiña, sentenciado por los sobornos relacionados con las grandes obras de la estatal y que accedió a la prelibertad el 12 de febrero pasado.

La negociación contemplaba un préstamo por $ 2.400 millones entregados en seis tramos a lo largo de dos años, hasta junio de 2016. Incluso la Junta de Política y Regulación Monetaria y Financiera autorizó al Ministerio de Finanzas y al Banco Central la apertura de cuentas en el Banco de Desarrollo de China, para que allí se depositara parte de ese dinero junto con otro préstamo que iba otorgar Petrochina Internacional. En el contrato constan como personas adicionales de contacto por parte de Petroecuador Nilsen Arias Sandoval, entonces gerente de Comercio Internacional, y Ana Lucía Palacios; y por Unipec, Gao Shuangqiang (basado en Hong Kong) y Yi Xufeng (en Nueva York).

El contrato con PTT International es el 2016-916, que se rubricó el primero de diciembre de 2016 en Bangkok, entre el entonces gerente de Petroecuador, Pedro Merizalde Pavón (quien tiene dos investigaciones por lavado de activos y perjurio desde 2016 y quien habría recibido sobornos de Odebrecht por la Refinería del Pacífico) y su homólogo de PTT, Vaitayang Kullavanijaya. Fueron $ 600 millones en cuatro tramos a cambio de 122,7 millones de barriles en un lapso de cinco años. En este documento, el contacto adicional es solo Nilsen Arias.

En el caso de Petrochina International Company Limited, cinco de los siete préstamos de esta empresa estuvieron atados a deuda externa y de estos cinco, tres siguen vigentes. El primero es el 2011-203, firmado en Beijing en junio de 2011 por Nilsen Arias, gracias a un poder entregado por Calvopiña. El monto del préstamo fue de $ 1.000 millones. El segundo es 2016-050, de enero de 2016 rubricado por Arias, gracias a un poder otorgado por Álex Bravo, que acumula tres sentencias por irregularidades en Petroecuador. El préstamo fue solo por $ 970 mil a cambio de 76,3 millones de barriles durante 66 meses. El último contrato es el 2016-279, firmado el 29 de abril de 2016 en Beijing por Merizalde. El préstamo fue de $ 2 mil millones a cambio de 181,4 millones de barriles a lo largo de 96 meses, es decir ocho años.

Denuncia en Quito

A raíz de que se conociera la confesión de Kohut, el actual gerente de Petroecuador, Gonzalo Maldonado, presentó una denuncia ante la Fiscalía de General del Estado y pidió que se solicitara una asistencia penal a EE. UU. para obtener más información sobre el esquema de sobornos.

Maldonado, que asumió en diciembre pasado, procedió de la misma manera con el caso Vitol, en el que la empresa estadounidense llegó a un acuerdo con la justicia de su país porque admitió haber pagado sobornos en Ecuador, México y Brasil. En el caso de Ecuador se indicó que se habría pagado $ 1,8 millones a dos funcionarios y dos consultores ecuatorianos para obtener cargamentos de combustibles de un contrato negociado con Oman Trading International Limited (OTI) firmado el 6 de diciembre de 2016 y en el que Merizalde y Nilsen Arias representaron a Petroecuador.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba