Puertos de Guayaquil sienten el impacto de esta emergencia sanitaria por bajón en los negocios con Asia

Cada trabajador entra a las instalaciones una vez que pasa por un control de temperatura. Nadie ingresa si no tiene mascarillas. Esa es parte de la rutina que hace más de 40 días deben cumplir los operadores del puerto Simón Bolívar manejado por Contecon.
Desde la emergencia sanitaria, las actividades en esa terminal del sur de Guayaquil no se han detenido, pero el coronavirus obligó a cambiar ciertos protocolos de seguridad y reorganizar la forma de trabajar.
Con la reorganización de los turnos operativos, el 50 % del personal labora presencialmente en el puerto y otra parte de la plantilla hace teletrabajo. Y aceleró la digitalización de los procesos y trámites: facturación, servicio al cliente, tesorería y credenciales.
Si bien las operaciones están abiertas, el puerto de Contecon y otras terminales de la ciudad han sentido la baja de algunas cargas y la reducción de la llegada de líneas navieras.
Varias líneas disminuyeron el tráfico debido a la emergencia en Asia. Hubo terminales chinas que cerraron su operación durante el punto más alto del brote y eso se sintió por algunas semanas.

En la terminal estatal concesionada, la principal oferta exportable constituida por alimentos como el banano, y demás productos agrícolas en general, ha tenido mucha mayor estabilidad y consistencia, dice José Antonio Contreras, gerente de Contecon Guayaquil.
No obstante, la carga de producto manufacturado fue la más afectada, principalmente por la suspensión de varias actividades industriales y comerciales en el país.
En las terminales privadas, que operan reforzando medidas de bioseguridad, dicen que la carga sí se ha visto afectada, principalmente la proveniente de importaciones desde Asia.
Sergio Murillo, presidente de Naportec (Bananapuerto) y de la Asociación de Terminales Privados, estima que las reducciones del primer trimestre de importación deben estar, extraoficialmente, mínimo en el 40 % menos versus el primer trimestre de 2019.
Por el lado de la exportación, salvo el banano que muestra crecimientos cercanos al 10 % versus el primer trimestre 2019, otros productos claves de exportación, como el camarón, pescado y flores, se han visto reducidos, señala Murillo.
El Puerto de Aguas Profundas de Posorja no ha escapado a los impactos, aunque sus ejecutivos dicen que ha sido “limitado”. Allí refieren que las cargas de banano y camarón, en el rubro exportable; y bienes de consumo, artículos para la construcción, papel, en importaciones, han sido afectados.
DP World Posorja refiere que todas las rutas marítimas se han visto muy afectadas para la exportación desde Ecuador por la falta de disponibilidad de equipos refrigerados ocasionada por el colapso en los patios de contenedores vacíos, algunas terminales y la reducción de hasta el 50 % en los servicios de transporte terrestre. (I)

 

La situación
TPG
Óscar Hasbún, presidente de SAAM, grupo al que pertenece Terminal Portuario de Guayaquil, afirmó semanas atrás que se están desplegando esfuerzos para asegurar la normalidad en las operaciones en sus puertos. Dijo que es difícil hacer proyecciones respecto del efecto que tendrá el COVID-19, pero destacó que tienen sanos indicadores de liquidez.

Cuatro grúas más para aumentar productividad en Posorja

En medio de esta emergencia sanitaria, el Puerto de Aguas Profundas de Posorja recibió cuatro grúas: una superpospanamax y tres RTG (de patio).
Las grúas llegaron de China en un buque de ZPMC, uno de los principales fabricantes de este tipo de equipos.
Con esas grúas, DP World Posorja completa la primera fase de inversiones. El “equipo servirá para aumentar aún más la productividad operativa”, dice la empresa. Días atrás, según DP World, registraron un récord de productividad al tener 1416 movimientos de contenedores en solo trece horas de operaciones, lo que equivale a 109 movimientos por hora.
Actualmente por la emergencia sanitaria, la terminal cuenta con más de cien colaboradores del área administrativa que están laborando remotamente bajo la modalidad de teletrabajo, utilizando distintas plataformas de comunicación y colaboración.
Para desarrollar la operación de la terminal cuenta con el 100 % del personal operativo los días que recibe buques en su muelle y el 40 % del personal operativo los días que no registra el arribo de naves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *