Nueva York, con más casos de COVID-19 que cualquier país del mundo

El drama que vive Nueva York, la ciudad que tiene más casos de COVID-19 que cualquier país del mundo, se escenificó este jueves con las imágenes de féretros siendo enterrados en una gigantesca fosa común en la isla de de Hart. Son muertos que nadie reclama y que ya no pueden permanecer más tiempo en las morgues, que están desbordada de cadáveres.

Nueva York, en total, suma 159.937 contagiados y 7.000 muertos. Esa cifra supera al número de contagios total en España (157.000) e Italia (143.000), los dos países que hasta hace poco eran los más afectados del mundo. China, el país donde emergió la pandemia, ha reportado unos 82.000 casos.

 

Estados Unidos es el país más golpeado por el covid-19, la enfermedad causada por el patógeno, teniendo casi un tercio (462.000 infectados) del total mundial (1,6 millones).

La isla donde entierran a los muertos que nadie reclama

Las imágenes de la fosa común fueron tomadas por un dron en Hart Island, un lugar que ha sido utilizado durante 150 años como un cementerio masivo para muertos sin familiares o miembros de una familia que no puede permitirse pagar un funeral.

La labor de enterramiento suele ejecutarse por los prisioneros de Rikers Island, el principal complejo penitenciario de la ciudad, pero el incremento del trabajo ha requerido el empleo de contratistas.

Es probable que muchos de los ataúdes contuvieran víctimas de coronavirus, pero no está claro si se trataba de personas que tuvieron el virus.

El alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, comentó a comienzos de esta semana que las «sepulturas temporales» podían ser necesarias hasta que la crisis haya pasado.

El gobernador del Estado de Nueva York, Andrew Cuomo, ha indicado que de los más de 450.000 casos confirmados de Covid-19 en EE UU, 159.937 son personas que han dado positivo en su Estado, 10.621 más que el día anterior.

Nueva York ha reducido la cantidad de tiempo que retiene cadáveres no reclamados antes de que sean enterrados en el cementerio público de la ciudad: según la nueva política, la oficina forense mantendrá los cuerpos almacenados durante solo 14 días antes de que sean enterrados en el cementerio de la isla Hart.

Normalmente, unos 25 cuerpos a la semana son enterrados en la isla Hart, una reducida franja de tierra cerca al noreste del Bronx, principalmente para personas cuyas familias no pueden pagar un funeral o que no son reclamados por sus parientes. Sin embargo, en los últimos días y con la pandemia de coronavirus, las operaciones de entierro han aumentado de un día a la semana a cinco días a la semana, con alrededor de 24 entierros cada día, dijo el portavoz Jason Kersten.

Cerca de 40 ataúdes fueron alineados para el entierro en la isla este jueves, y se han excavado dos trincheras frescas en los últimos días, según imágenes aéreas tomadas por varias agencias de noticias que muestran a trabajadores cavando fosas comunes.

Los hospitales, abrumados por el trabajo y las muertes, colocan cuerpos en camiones refrigerados estacionados cerca de sus entradas.

El pasado miércoles, 799 personas murieron por coronavirus en el estado de Nueva York, récord de la ciudad por tercer día consecutivo.

Sin embargo, el gobernador del estado, Andrew Cuomo, apuntó que el número de pacientes con covid-19 en el hospital había descendido por segundo día con 200 nuevas admisiones hospitalarias.

Cuomo comentó que el distanciamiento social estaba funcionando. Calificó al brote como «una explosión silenciosa que se esparce en la sociedad con la misma aleatoriedad y maldad del 11-S», el día de 2001 de los ataques al World Trade Center.

Este mismo jueves surgió otro halo de esperanza cuando disminuyeron las proyecciones oficiales de muertes en todo el país.

Un empresario de pompas fúnebres de Brooklyn, Thomas Cheeseman, dijo que las funerarias están tan sobrepasadas que algunas personas inevitablemente terminarán siendo enterradas temporalmente. Agregó que los nuevos plazos están presionando a las compañías a medida que más y más familias buscan arreglos para los seres queridos caídos por el coronavirus.

“Nosotros, los gerentes de las funerarias, estamos abrumados”, dijo Cheeseman. “Estamos inundados. El crematorio ni siquiera puede tomar cuerpos por dos semanas. Las funerarias no tienen camiones refrigerados estacionados enfrente”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *