Sandalias con identidad salasaka

En un taller ubicado en la parroquia Salasaka, en Pelileo, se fusionan las técnicas tradicionales de tejido y confección de calzado con diseños modernos, requeridos por mujeres de varias nacionalidades. El encargado de hacer estas artesanías es Luis Jerez.

Fernando Cerón, director de la Casa de la Cultura, núcleo Tungurahua, dijo que la cultura es móvil y que la vestimenta cambiará de formas.

Carol Masaquiza es una de las jóvenes que utiliza este tipo de zapatos. Afirmó que resulta una forma de usar calzado cómodo y a la vez de seguir llevando consigo parte de su identidad.

Son muy bonitos, además de que son hechos por vecinos de la comunidad que rescatan las formas artesanales de hacer los tejidos, y mantienen vivos nuestros símbolos y colores”, agregó.

El artesano

Jerez tiene 35 años y creció entre artesanías, agricultura y  arte. Esta última afición le ayudó a visitar varios países y grabar algunas canciones. Al regresar continuó con la ocupación de su padre: la confección de alpargatas, pero esta vez con un nuevo toque.

Hace tres años, al regresar de su viaje, comenzó a elaborarlas y experimentó yendo más allá de las sandalias de planta baja, pues quiso llamar la atención del público femenino, y las comenzó a elaborar en plantas que tenían taco.

Además, su objetivo de mantener los rasgos típicos de su cultura, lo llevaron a recuperar el tejido de las fajas con los tradicionales telares que fueron ocupados por su padre y que se refaccionaron para que puedan crear sus propios diseños, revalorando los símbolos y colores característicos del pueblo Salasaka.

Comenzamos implementado los tacones, normalmente hacían solo alpargatas, pero de acuerdo con las tendencias, también variamos. Retomamos las técnicas y las tradujimos en estos zapatos. Con el tiempo los demás artesanos también comenzaron a elaborarlas así”, expresó Jerez. (AVI)

EL DATO

Las creaciones de Jerez se venden desde 45 dólares. Varias personas de otros pueblos y países han comenzado a requerirlas.

Por revalorizar la identidad 

°   En el taller de Luis Jerez existen varias máquinas que han sido adquiridas; sin embargo, ocupan un lugar preferencial dos telares que fueron de propiedad de su padre y que ahora se encuentran funcionando nuevamente; con estos se realizan las fajas que van en cada sandalia.

Jerez comentó que muchos jóvenes ya no tienen el conocimiento de cómo tejer en el telar y, que incluso, a él en un inicio, por la falta de práctica, se le hizo difícil retomar esta técnica. Con la guía de su padre lo logró.

Aquí los modelos son personalizados, y según Jerez, este tipo de calzado ha impulsado que se retome la vestimenta de las mujeres y que se trate de llevar el atuendo completo del pueblo.

Proceso con esfuerzo 

°   Se procura elaborar de manera artesanal todos los detalles en el taller de Luis Jerez. 

Nosotros, como pueblo, tenemos nuestros propios diseños y símbolos”, aseguró el experto.

En la elaboración de las sandalias, el proceso que más dura es el del tejido en el telar, ya que el hacer una faja de tres metros por dos centímetros puede llevar hasta 12 horas. “Lleva tiempo tejer, por ejemplo, el trabajo de un día sirve solo para un par”, aseguró.

Ahora también se realizan sandalias para niños y adultos que gustan de los diseños tradicionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *