Richard Carapaz, flamante ganador del Giro, llegó a Ecuador

El ciclista ecuatoriano Richard Carapaz, flamante ganador del Giro de Italia, arribó al Aeropuerto Internacional «Mariscal Sucre», en la parroquia de Tababela, a unos 35 kilómetros al este de Quito, para ser homenajeado por sus compatriotas.

Apodado como «La locomotora de Carchi», Carapaz llegó en un vuelo de la compañía española Iberia, que fue recibido en la misma pista de aterrizaje por dos camiones cisterna de la unidad de bomberos del aeropuerto, que han echado chorros de agua sobre el avión, lo que ha formado un arcoíris, visible desde varios metros de distancia.

Muchos aficionados se han apostado en la carretera de acceso a la terminal terrestre para recibir al ciclista ecuatoriano, la mayoría de ella vestida de rosa, el color que identifica al ganador del Giro de Italia. Además, muchos vendedores recorren la vía y ofrecen banderas de Ecuador y de la provincia de Carchi, de donde es oriundo el deportista.

Esta tarde Carapaz tiene previsto un recorrido en un autobús especialmente habilitado para la ocasión que lo llevará desde el aeropuerto hasta la sede de la empresa Movistar, patrocinadora del equipo con el que ganó en Italia, donde ofrecerá una rueda de prensa.

Carapaz, integrante del «Movistar Team», es el segundo latinoamericano en ganar el Giro de Italia, después de que lo lograra el colombiano Nairo Quintana en 2014. La camiseta rosa, que identifica al vencedor del Giro, es uno de los motivos con los que Movistar ha organizado el recibimiento a Carapaz y ha pedido a los aficionados que vistan con la prenda de ese color para unirse al festejo.

Un susto 

Richard Carapaz llegó al Giro con un sólo objetivo, superar el cuarto lugar que alcanzó el año pasado, pero jamás llegó a imaginar que se consagraría campeón de una de las vueltas ciclísticas más importantes a nivel mundial. 

Las primeras etapas las transcurrió con normalidad, pero fue en la tercera etapa cuando todo parecía ponerse cuesta arriba. Carapaz sufrió un percance mecánico en si bicicleta y perdió tiempo. 

«Me asusté y me frustré porque había perdido tiempo. Me subí al autobús con mucha rabia». 

Llegó la cuarta etapa y sin pensarlo pero con «toda la rabia que tenía, aceleré y fue cuando me di cuenta que había ganado la etapa».

Ese fue el primero de muchos festejos que ‘Richie’ no imaginó que tendría a lo largo de esta competencia.

¿Hasta cuándo practicará ciclismo?

«Nunca antes me habían hecho era pregunta», bromeó Carapaz antes de responder. 
«Espero tener, al menos, uno ocho o 10 años más en este deporte», dijo. 

Llegó la décima cuarta etapa y Richard no sólo la ganó sino que pasó a liderar la general. «Cuando llegué uno de los chicos que me acompañaba me dijo, creo que vas a liderar, pero no lo creí hasta que me puse la ‘maglia rosa'». 

Lo dijo varias veces luego de haber conseguido el título, fue un sueño hecho realidad para él haber ganado el Giro, pero asegura que eso no ha cambiado su vida. » No me esperaba este recibimiento, ero el mejor regalo que me pueden dar es que cuando vayan en la carretera, respeten al ciclista».

‘Necesitan lugares para medir su aceite’
 
Richard espera que el apoyo a los ciclistas sea completo, pues «de nada sirve prepararlos si no van a tener dónde medirse. Tiene que haber un lugar en dónde midan su aceite». 

No perdió la oportunidad de recalcar el apoyo que, no solo el ciclismo sino todos los deportes, merecen por parte del país. «Lastimosamente en nuestro país todos saben de fútbol pero de ciclismo saben lo básico». 

Para finalizar, Carapaz aseguró que Ecuador puede ser potencia del ciclismo y que si se da el apoyo desde la etapa de desarrollo, «en ocho o 10 años vamos a exportar ciclistas a todo el mundo». 

El empujón que le hacía falta

«Cuando faltaba poco por terminar el Giro, hablé con mo esposa y le dije que vinieron sin importar el resultado». Pese a que su jornada transcurría entre masajes y descanso, ‘Richie’  cuando supo que su familia se encontraba com él en Italia no podía pensar en otra cosa. 

«Cuando me dijo que estaba a 15 minutos de mi, sólo pensé que era el plus que me hacía falta». 

Al finalizar el evento, Richard agradeció a los medios y a todos quiénes lo acompañaron y los invitó a tomarse una ‘selfie’. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *