Nueva ley para prohibir el plástico de un solo uso

Para cumplir con uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, la Asamblea tramitó el proyecto de ley orgánica para la racionalización, reutilización y reducción de plástico de un solo uso. 

El objetivo es disminuir el consumo de fundas, botellas, sorbetes y vajillas plásticas. También fomentar la reutilización, el reciclaje, e incentivar a la industria a generar productos sustitutos. 

La norma, que recogió las ideas de cuatro propuestas legislativas en el primer debate, plantea una prohibición progresiva a la fabricación, importación y utilización de plásticos de un solo uso. Establece plazos de 60 días, 12 meses y tres años para el cumplimiento de las restricciones (ver recuadro). 

También incluye excepciones, por razones sanitarias, explicó el presidente de la Comisión de Desarrollo Económico, Esteban Albornoz. Por ejemplo, para los empaques primarios de alimentos (como las carnes empacadas al vacío), los productos de uso médico y las fundas de basura. 

La planificación, vigilancia y control estarían a cargo del Ministerio de Ambiente, que elaboraría el Plan Nacional de Reducción de Residuos Plásticos. 

Cada municipio deberá crear políticas locales en función de los lineamientos nacionales.  
 

Situación actual 
La industria del plástico representa el 1,2% del PIB (1.200 millones de dólares). Existen 600 empresas, que generan 19 mil empleos directos y 120 indirectos, las cuales producen 500 mil toneladas anuales de plástico. 

A futuro, dichas compañías deberán fabricar productos alternativos. 

Según una encuesta del Instituto Ecuatoriano de Estadística y Censos (INEC), de 2017, el 78,9% de los hogares utiliza bolsas de plástico desechables. 

“Los gobiernos autónomos descentralizados deben regular el uso de plástico, pero también tienen que actuar los productores y tenemos que tomar conciencia los consumidores”, enfatizó Albornoz.

En el país existen ciertos adelantos sobre este tema. Un ejemplo son las normativas en Galápagos y Guayaquil. El Consejo de Gobierno de la región insular emitió una resolución que restringe el uso de sorbetes, fundas tipo camiseta, envases de polietileno y botellas plásticas no retornables. 

En el ‘Puerto Principal’ se emitió una ordenanza que, desde septiembre de 2018, regula la fabricación, comercio, distribución y entrega de sorbetes, envases, tarrinas, cubiertos, vasos y fundas. Además, con las últimas reformas laborales se aprobó imponer el Impuesto a los Consumos Especiales (ICE) a las fundas plásticas. 
 

Aportes 
Marcela Aguiñaga (RC) propuso que para las infracciones se establezca un régimen de sanciones y que no se utilice como referencia al Código Orgánico de Ambiente, como sostiene la propuesta. Además, sugirió que se apliquen incentivos a las empresas que cumplan con las prohibiciones. 

Wilma Andrade (BIN) insistió en que los municipios deben cumplir su rol para que exista un verdadero reciclaje. “No hay una política clara y definida. Las políticas nacionales no aterrizan en los gobiernos locales”. 

El proyecto de ley regresará a la Comisión de Desarrollo Económico donde se realizará el informe para segundo debate. (AGO)

Plazos y prohibiciones 
Que plantea el proyecto de ley

Plazo Prohibiciones
60 días Uso de bolsas y envases de plástico para bebidas y alimentos en                                  parques nacionales, áreas protegidas, páramos, islas, playas, ríos y lagunas.
Envoltorios para la entrega de publicidad impresa, diarios, revistas, recibos, estados de cuenta.
Consumo de sorbetes plásticos.
12 meses Fabricación e importación de bolsas de medidas menores a 50 x 50 centímetros.
Fabricación e importación de plásticos que provengan del poliestireno para alimentos y bebidas de consumo humano.
36 meses Fabricación e importación de bolsas o envoltorios plásticos cuya degradación genere contaminación por microplástico.
Fabricación e importación de vajillas plásticas para alimentos y bebidas de consumo humano y de animales que no sean reciclables ni reutilizables, que generen microplástico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *