Museo Pumapungo con la historia milenaria de Cuenca

Un lugar para revivir parte de la historia ancestral de Cuenca, es el Museo Pumapungo. Ahí están los vestigios hallados en asentamientos alrededor de la Cueva Negra de Chobshi, en Sígsig (Azuay), que se remontan a la etapa precerámica. En ese sitio milenario, los nómadas, hombres y mujeres primitivos dedicados a la caza y a la recolección de frutos, vivieron, encontraron abrigo, cocinaron y elaboraron sus artesanías. 

Los estudios realizados a las puntas de lanzas y cuchillos de obsidiana, determinaron que fueron elaborados durante los años 8060 y 5585 a.C.

De acuerdo con Jorge Ortega, museógrafo, la visita al museo se traduce en un recorrido arqueológico y antropológico de más de 10 mil años en el devenir histórico de los primeros habitantes de la región, a través de la sala permanente arqueológica Pumapunku: Mundos de la Memoria. 

Recreación
Se describe el trabajo científico llevado a cabo durante la década de 1980 en el sitio arqueológico de Pumapungo, ícono patrimonial de la capital azuaya.

En total se exhiben 330 piezas materiales recuperadas, de estas la mitad fueron encontradas en el lugar y son de cerámica, piedra, metal y concha spondylus. 

Además, estos bienes patrimoniales se complementan con maquetas que describen la cotidianidad del ser humano en seis periodos históricos: Precerámico (Chobshi), Narrío, Tacalzhapa y Cashaloma, correspondiente a la fase de Integración de la cultura Cañari, Inca y  la Colonia.

VISITA. El lugar tiene una sala etnográfica (Foto: culturaypatrimonio.gob.ec)

Paseo
Al llegar al periodo Narrío, los guías explican que este comprende del 2340 a.C. al 500 d.C. Aquí destacan las ucuyayas, que eran amuletos-colgantes que representaban a personajes míticos, elaborados en base a la concha spondylus. Posterior al nomadismo, el maíz, el fréjol, la quinua y las papas, ya eran cultivadas para la alimentación y se complementaban con la carne de animales andinos domesticados.

Luego se prosigue a la fase de Integración, atravesando por el ciclo Formativo, en la cultura cañari, que se divide en dos momentos: Tacalzhapa (500 a.C.-1200 d.C.) y Cashaloma (500 d.C.-1470 d.C.).  Estas etapas se caracterizaron por la capacidad creativa en la cerámica de sus pobladores, quienes desarrollaron un nuevo estilo alfarero y una intensa actividad comercial con el resto de culturas de la región.

Al contar con numerosas fuentes de oro, cobre y plata, los cañaris los utilizaron para la manufactura de objetos de adorno personal, armas e insignias de poder. (DLH)

Influencia inca
° Los presencia inca (entre 1480 y 1600) y su influencia en el país cañari también es retratado en la muestra. La invasión logró imponer políticas que cambiaron la organización original y la resignificación del espacio en la cultura vernácula.

Con la fuerza de trabajo local y de ‘mitmakuna’ (comunidades trasladadas de otros territorios a la fuerza), emprendieron la construcción de obras, infraestructura vial y arquitectónica. Trazaron ciudades y templos, tratando de replicar los modelos levantados en el Cuzco, actual Perú.

Crearon cuatro centros administrativos, uno de ellos Tomebamba, anterior Guapondelig cañari y actual Cuenca, donde por orden de Túpac Yupanqui se construyó el palacio de Pumapungo. Ahora sus ruinas y vestigios están convertidos en museo arqueológico.

Horarios 
Entrada gratuita

Lunes:  cerrado 
Martes a viernes: de 08:00 a 17:30 
Sábados, domingos y feriados: de 10:00 a 16:00

Relación
Significado etimológico

° La palabra cañari se cree etimológicamente que viene de kan=culebra y de ara=guacamaya.

° Cañari significaría ‘descendientes de la culebra y de la guacamaya’.

° Ambos animales fueron considerados sagrados, dadas las leyendas y las decoraciones que así lo demuestran. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *