Luz y lluvia de Chongón, claves para crear aceites esenciales

El verdor predomina en los alrededores de la sede de la multinacional estadounidense Young Living Essential Oils, especializada en la comercialización de aceites esenciales, ubicada en Chongón.

Sus plantaciones de ylang ylang, mastrante, orégano, hierbaluisa y dorado azul cubren 700 hectáreas de la parroquia rural de Guayaquil.

 

El desarrollo de este tipo de plantas depende de la exposición solar. Una característica especial que Nicolás Chong, gerente de la finca Young Living, ve en el lugar.

 

“Ese sector tiene bastantes horas luz al año, eso beneficia que nuestras plantas tengan un mayor desarrollo”, dice y agrega que tres plantaciones crecen en otras regiones: la ocotea en la Amazonía, y la ruda y eucalipto en la Sierra.

Otro ‘plus’ es la lluvia, señala Samira Molina, gerenta de Novavita Wellness Center & Spa, una de las cuatro empresas de la firma estadounidense.

“La cantidad de lluvia que tiene este sector es muy beneficiosa para el cultivo de nuestras plantas. (Además) la humedad hace que siempre estén en su estado de producción más alto”, cuenta.

Es así que tras un proceso mediante técnicas como la destilación al vapor, el prensado en frío o por extracción de resina se obtienen los aceites esenciales, que son concentrados botánicos aromáticos.

Al año se exportan seis toneladas de productos hacia la matriz en Utah, en Estados Unidos, para pasar el proceso que garantiza la pureza del aceite esencial, cuenta Nataly Prado, gerenta de marketing de Young Living Ecuador.

La empresa tiene una inversión de más de $20 millones en cuatro de sus áreas: Young Living Academy, Young Living Essential Oils, Novavita y la finca botánica.

Para el 2020 pronostican una inversión de $1,5 millones que será focalizado en tecnología, producción e investigación de mercado.

En tanto, Prado explica que desde Utah son enviados alrededor de 45 aceites a México, Francia, Singapur, Ecuador y a otros países para su venta.

Mary Young, CEO de Young Living, señala que los aceites son utilizados como medicina alternativa. “Tenemos aceites para la salud, para las personas cuando están cansadas”, explica y menciona que pueden ser frotados en el rostro, espalda, cuello u otras partes del cuerpo. La marca tiene 25 años y en Ecuador llegó desde 2005. Su comercialización se inició en 2010, según indica Molina.

Esperan ampliar el área social para el 2020. (

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *