Gobierno ni siquiera analiza tocar el subsidio al gas de uso doméstico

La liberalización de precios solo afecta al gas natural para uso industrial y eléctrico. 
 

Carlos Pérez, ministro de Energía y Recursos Naturales no Renovables, reafirmó que el precio del gas de uso doméstico no subirá tras la emisión del Decreto Ejecutivo 724, que establece reformas al reglamento para la regulación de precios de los derivados de los hidrocarburos.

“El precio de gas de uso doméstico no se toca, ni entrará en análisis, porque la política del gobierno del presidente, Lenín Moreno, es trabajar por los grupos más vulnerables”, afirmó el funcionario. 

El Decreto en mención, suscrito el miércoles pasado, libera el precio del gas natural, gas natural licuado y gas natural comprimido, que es producido en el campo Amistad, y que se requiere principalmente en algunas actividades industriales. Antes existía un precio fijo para este derivado y ahora este se fijará de acuerdo con las condiciones del mercado y será comercializado en millones de BTUs, más los impuestos aplicables.

Las razones 
“El país es deficitario en gas natural y en el futuro cercano tendremos que importar. Actualmente producimos 40 millones de pies cúbicos, mientras la demanda es de 95 millones de pies cúbicos por día”, explicó Pérez.

Agregó que no se afectará el precio del gas natural licuado que se utiliza en domicilios, el cual es producido en las localidades de Bajo Alto y Machala, provincia de El Oro. En este sentido, el precio se mantendrá en 50 centavos por millón de BTUs.

EL DATO
El año pasado, el subsidio del gas de uso doméstico superó los 700 millones de dólares.
En el caso del gas natural para actividades de manufactura, hoteles, restaurantes, comedores populares y los programas de alimentación escolar del Ministerio de Educación, se fija un precio de 2 dólares por millón de BTUs, que se mantendrá en función de los cupos de consumo establecidos por la Agencia de Regulación y Control Hidrocarburífero (ARCH). Cuando este cupo sea sobrepasado, se pagará el precio liberado, determinado por el mercado.

“Trabajaremos con los costos de Petroamazonas de entre 6 y 7 dólares por millón de BTUs, pero en el futuro, cuando el país tenga que importar, se ajustarán a los precios del mercado que oscilan entre 9 y 12 dólares por millón de BTUs”, aclaró Pérez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *