Familias kichwas fortalecen emprendimientos artesanales

En el barrio el Cardón Bajo del cantón Otavalo, en Imbabura, existe un grupo de extrabajadores de la desaparecida Fábrica San Pedro, quienes al quedarse sin trabajo buscaron la manera de sobrevivir. Se dedican a diferentes microemprendimientos, que junto a sus familias han venido fortaleciendo para poder salir adelante y generar recursos económicos. 

Entre las actividades que realizan esta la elaboración de instrumentos musicales, artesanías de tamboretes, ‘atrapa sueños’, entre otros.

Patricio Quishpe es uno de ellos, quien desde hace 20 años se dedica a elaborar instrumentos musicales andinos, hechos en base a bambú o tunda, que sirven especialmente para hacer rondadores, zampoñas, flautas y quenas. 

“A pesar de la competencia que existe en el mercado, nos mantenemos haciendo estas artesanías que nos sirven para sobrevivir; estos instrumentos se los vende de acuerdo con la calidad, por ejemplo, un rondador afinado cuesta entre 25 a 30 dólares y un comercial hasta cuatro dólares”, dice.

El artesano cuenta que su producto se expende en la Plaza de Ponchos los miércoles y sábados de feria, donde los turistas nacionales y extranjeros compran estos instrumentos para llevarse a otras ciudades o países. 

“Cabe indicar que la propia gente de acá ya no utiliza estos instrumentos por época del Inti Raymi, ahora se usan otro tipo de aparatos como la melódica, amónicas y rondines. Se están perdiendo nuestras tradiciones”, afirma.
 

Tamboretes
Rafael Bautista es otro extrabajador de la Fábrica San Pedro, quien por necesidad laboral se dedicó a la artesanía en la confección de tamboretes hechos con cuero de chivo y madera, cuya actividad le genera recursos económicos para mantener a su familia. “Esta mercadería la vendemos a los turistas que visitan la feria los sábados, y se llevan como recuerdos. Asimismo, estas artesanías se comercializan al por mayor para ser expendidas en otros países por la gente de acá”, menciona Bautista.

EL DATO
Artesanos kichwas de Otavalo se dedican a la elaboración de instrumentos musicales andinos. 
Agrega que dedicarse a esta actividad le ha servido para darle el estudio a sus hijos. Manifiesta que es un trabajo arduo porque se requiere procesar el cuero, que es la materia prima para elaborar estas artesanías. “Los demás materiales como la madera y las fajas para adornar el tamborete lo hacen mis hijos. 

Esta labor la hacemos en familia, empezamos desde las 04:00 y terminamos en la noche, porque se realiza en cantidades para vender al por mayor a clientes que buscan este producto”, comenta el artesano.
 

‘Atrapa sueños’
Otra de las artesanías que se hacen en este sector son los ‘atrapa sueños’, los cuales son elaborados por la mujeres kichwas con materiales como los mullos, hilo y plumas artificiales, que sirven para adornar los hogares y llevar en los vehículos. También sirve para alejar las malas energías. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *