Cristina Hidalgo, su actitud marca su vida

Al emblemático barrio Las Peñas, Cristina Hidalgo Berry (1,77 m) llegó luciendo un vestido color mostaza y portando su banda de reina. 

Saludaba al paso a quienes le observaban y le regalaban una sonrisa. Su presencia no pasó desapercibida. Los piropos, las fotografías, las expresiones de apoyo y hasta la entrega de obsequios marcaron el encuentro de Luces con la Miss Ecuador 2019.

Desde que ganó el certamen, Hidalgo, de 22 años, ha estado abierta con la prensa, porque quiere demostrar que más allá de la belleza, una reina no es perfecta.

Su  lucha con la enfermedad de Crohn (que causa inflamación e irritación en el tracto gastrointestinal), que le diagnosticaron a los 16 años, es un tema que pudo haberse guardado -según ella-, pero lo quiso compartir para demostrar que se puede seguir y cumplir con las metas, pese a las dificultades.

“Mi problema de salud me hizo renunciar a muchas cosas, como a mi carrera de tenista. Tuve que acudir a sicólogos, no tanto por la enfermedad, sino por lo duro que fue dejar mi carrera deportiva y cambiar mi estilo de vida tan joven. Fue un trabajo de años”.

Cuando le detectaron el problema, ella había proyectado cómo sería su futuro. “Ver a las chicas de mi misma edad labrando su camino sin dificultad  y yo buscando la forma de seguir estudiando, aunque sea a  distancia, fue difícil”, dice Hidalgo, que gracias a su disciplina logró la remisión de la enfermedad.

“Tuve que someterme a un proceso estricto de alimentación para recuperar peso y hacer otras actividades, que me permitieron sicológicamente reponerme ante la depresión”.

Actualmente dice sentirse bien. Pero hay  momentos en los que el agotamiento le gana. Recurre  a los  inciensos y velas aromáticas, que le permiten llenarse de energía, para seguir con sus labores. “Uno de mis secretos para sentirme bien y en total armonía son las velitas, acompañadas de un buen  tema acústico”.  
 

Motivación
Su experiencia de lucha la llevó a trabajar con mujeres que son víctimas de abuso y violencia, a través de la fundación Sor Dominga Bocca. Quiere visibilizar esta problemática e invitar a que más mujeres se unan y se enfrenten con esfuerzo a sus problemas.

“El haber trabajado en hospitales me dio la oportunidad de estar con gente grata, que me mostró este proyecto. Conocí la historia de estas mujeres y me sentí conectada. Ellas viven con sicólogas. Ser parte de su reparación emocional me satisface, y me ayuda de alguna manera”. Para el domingo 4 de agosto les hará una visita, ha preparado varios regalos y una jornada de diversión.

Durante el diálogo, Hidalgo se toma su tiempo para saludar a un grupo de personas discapacitadas, provenientes de  la Isla Puná.  

Luego de tomarse fotos y darles un abrazo, les  dijo  que estará presta a realizar cualquier actividad en su beneficio y que pronto los visitará. Ellos agradecieron su gesto obsequiándole un muñeco, elaborado de concha vieira.

 
Paso firme
Luego de culminar con su agenda de medios, la reina alista su camino para el Miss Universo. En su ‘staff’ tendrá a expertos extranjeros, además de los preparadores que le otorga la organización. “Mi proceso lo inicié desde el primer día de la coronación. Es un entrenamiento integral en lo físico e intelectual”.

Hidalgo está al tanto de la controversia que involucra a la organización del Miss Ecuador, pero procura enfocarse en sus proyectos para lograr un buen desempeño.

“Tengo la corona y estoy proyectada en lo mío. Tengo los pies firmes en el piso. Y vine aquí para servir. Agradezco a mi familia que ha sido mi principal apoyo y que siempre ha estado conmigo para levantarme el ánimo”. (JCL)
 

FRASES

Estoy preparándome de una forma integral, para darle una alegría a mi país.Ya tengo la corona y estoy proyectada en servir.Ya tengo la corona y estoy proyectada en servir.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *