Biblián, en Azuay, un destino lleno de encanto e historia

A siete horas de Quito, a cuatro de Machala y a 13 minutos de Azogues está Biblián, cantón del Azuay que tiene un majestuoso santuario de la Virgen del Rocío. Allí se confeccionan sombreros de paja toquilla y, además, cuenta con sitios de aventura y relajación. 

Es una ciudad tranquila y en crecimiento. Al transitar por sus calles, se observan algunas casas coloniales que realzan la hermosura de la localidad.
Al estar en el parque central, los visitantes se dan cuenta que las oficinas municipales, entidades jurídicas y otras  dependencias públicas están a su alrededor, así como varios locales comerciales dedicados a la venta de artesanías.

Es difícil no fijarse en el Santuario de la Virgen de El Rocío. Se trata de una gran construcción levantada en el cerro del Zhalao.
 

Devoción

El Santuario de la Virgen del Rocío fue edificado incrustado, una parte, en la escarpada colina del Zhalao, al este de Biblián, en Cañar. 

A esta estructura religiosa llegan cientos de turistas cada semana para encomendarse a la patrona de la ciudad, de paso, admiran la obra arquitetónica, que está rodeada de un pequeño bosque y de huertos.

Llama la atención el estilo gótico, los arcos, los grandes ventanales, los portales y las paredes de roca viva, características que le valieron el reconocimiento de Patrimonio Cultural del Estado. 

En el recorrido se identifican la torre de color celeste y las naves sostenidas por 49 columnas de granito. Al interior cuelgan lámparas tipo araña de hierro forjado y de cristal.

Una característica especial es que hay una capilla construida muy cerca del edificio central, en la cima del mismo cerro. Los devotos que quieren levantar sus oraciones al Sagrado Corazón de Jesús, en cuyo nombre se edificó el lugar, deben ascender 155 escalones, a los que se les ha llamado del ‘viacrucis’.

Desde la cima del Zhalao se tiene una vista panorámica de 360 grados de Biblián. 

Entre artesanías e historia

El trabajo de los artesanos se destaca en la ciudad. Ellos siguen confeccionando sombreros de paja toquilla que son exportados a Europa. Varios de estos atuendos son exhibidos y vendidos en el local de la Cooperativa Padre Rafael González Bilak, a la que pertenecen unas 70 artesanas, que se encuentra a pocas cuadras del parque central.

En el lugar, las mujeres, mientras tejen, cuentan a los visitantes el proceso para trabajar la paja toquilla. Anunciaron que van a enviar 300 sombreros de color tabaco a varios países del mundo.

Otro sitio recomendado es el Obelisco de Héroes de Verdeloma, que está en la comunidad del mismo nombre, perteneciente a la parroquia Nazón.

Este lugar es importante en la historia de Biblián y del sur del país. En 1920 se enfrentaron allí el ejército realista y un grupo de patriotas que consiguieron la libertad del Austro.

Pero además, como el obelisco se levanta en la parte más alta de Verdeloma, es también un mirador natural que alegra la vista al mirar de lejos a las poblaciones de Nazón y Biblián.

Al aire libre 

La Granja de Burgay, ubicada en la parroquia Jerusalén, a 11km del centro cantonal de Biblián, constituye un sitio ideal para la práctica de ciclismo de montaña, cabalgata, caminata, interacción con animales, convivencia con la comunidad y observación de aves.

El ingreso a este complejo es gratuito. Además de las actividades al aire libre, se ofrecen alimentos como cuy con papas, caldo de gallina, habas con queso, chicha de jora, entre otros.

Gastronomía 

En Biblián recomiendan desplazarse hasta San Camilo, a cinco minutos, para degustar fritada, sancocho, cascaritas acompañadas de mote, tortillas, habas, y más  delicias.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *