Bahameños escapan de la devastación de Dorian ante emergencia sanitaria

AFP

Bahameños que lo perdieron todo tras el paso del devastador huracán ‘Dorian’ intentaban ayer escapar de las islas más afectadas, donde la tormenta dejó al menos 43 muertos, una cifra que las autoridades esperan aumente “significativamente”.

Aviones, helicópteros y barcos privados y gubernamentales, e incluso cruceros, convergían en las terriblemente maltratadas islas Ábaco para ayudar con las evacuaciones, tanto hacia la capital bahameña de Nassau como a Estados Unidos.

Miles de kilómetros al norte, ‘Dorian’ comenzaba a hacerse sentir en las costas de Canadá, con vientos de 155 km por hora que ya derribaban árboles y arrojaban escombros. Anoche, el huracán de ahora categoría 2, tocó tierra cerca de la ciudad portuaria de Halifax. Llegó debilitado, pero aún considerado como peligroso. 
 

Emergencia sanitaria
En tanto en las Bahamas, residentes describieron las condiciones brutales que enfrentan los que aún están en las islas, donde el olor de los cuerpos aún por recuperar, junto con los montones de basura que se acumulaban rápidamente, era opresivo y antihigiénico.

En el pequeño aeropuerto de Marsh Harbour, destruido en parte por ‘Dorian’ pero con la pista aún transitable, cientos de personas aguardaban ayer para volar a Nassau.

“Ha pasado casi una semana, la gente no tiene comida ni agua. Los cuerpos siguen tirados, no es saludable quedarse aquí”, dijo Chamika Durosier, quien salió a respirar aire fuera del aeropuerto para escapar del mal olor de los inodoros, que no pueden descargar por falta de agua.

EL DATO
Antes de Canadá, ‘Dorian’ tocó tierra estadounidense en el cabo Hatteras, en Carolina del Norte, como huracán categoría 1, con vientos de casi 150 km por hora.
“Algunos duermen aquí tres o cuatro días ya que la cantidad de lugar en los aviones es limitada”, prosiguió, aún conmocionada por el impacto del huracán que derrumbó el techo de su casa sobre ella y su hija.

Según la ONU, más de 70.000 personas, prácticamente toda la población de Gran Bahama y Ábaco, necesitan ayuda. 

Ayer se esperaba la llegada a las islas de un cargamento del Programa Mundial de Alimentos de la ONU con 15.000 comidas y toneladas de equipamiento.

La Guardia Costera de EE.UU. y organizaciones privadas han trasladado a habitantes de Ábaco y otras islas a Nassau.

El esfuerzo internacional, que también incluye la Marina Real británica y varias ONGs, ha sido dificultado por las inundaciones en las pistas de aeropuertos, destrozos en los muelles y problemas en las comunicaciones.

No obstante, la Guardia Costera dijo ayer que todos los puertos de Bahamas habían reabierto y que seis de sus helicópteros habían rescatado a 290 personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *