La ruta de las cascadas está en Baños de Agua Santa

Uno de los destinos ideales que tiene el país para disfrutar de belleza natural, combinada con aventura, es Baños de Agua Santa. La cercanía a los parques Nacionales Sangay y Llanganates, al volcán Tungurahua y las cascadas que alimentan al río Pastaza, hacen posible que las actividades sean variadas.

La oferta es amplia, menciona Óscar Mesías, de una agencia de turismo en esa ciudad. 

Los visitantes pueden practicar rafting, canyoning, escalada en roca, parapente, paseos a caballo y en bicicleta, viajes a la selva y ascenso a los volcanes.

Pero la mayoría prefiere la ruta de las cascadas, un recorrido de 18 kilómetros que comienza en Baños y termina en la parroquia Río Verde. En este trayecto se disfrutan de las cascadas Agoyán, Manto de la Novia, San Pedro, San Jorge, Pailón del Diablo y Machay.

Mesías recomienda ir en ‘bici’. 

La visita dura tres horas en las chivas que salen a las 10:30 y 15:30. En las vertientes Agoyán, Río Blanco y Manto de la Novia  es posible cruzar el río Pastaza en canopy o en tarabita. (CM)
 

Agoyán, la más alta
° A 7 km de Baños, camino a Puyo, está la cascada Agoyán, con sus 40 m de caída de agua. A bordo de una tarabita se cruza el río, y los más avezados practican salto desde el puente sobre el río Blanco. Aguas arriba está la planta hidroeléctrica del mismo nombre, que alimenta a la red eléctrica del país. (Foto: Óscar Mecías)

Aguas muy blancas
°  El Manto de la Novia está a 11 km de Baños, su nombre se debe al blanco de sus aguas al caer, que se asemeja al velo de una novia. En tarabita se llega hasta el punto cercano al inicio de la cascada, o tras una caminata de 30 minutos y el cruce de un puente colgante de 100 m se va hacia el pie de la misma. (Foto: Melanie Wolf)

Aventura en San Jorge
°  Se forma con las aguas del río San Jorge. Se encuentra a 12 km de Baños, cerca al caserío La Escudilla. En los alrededores existen senderos y miradores naturales. En el lugar se puede practicar, previo a la contratación de especialistas, canyoning (descenso por cañones o cascadas) y rapel (descenso por paredes de roca). (Foto: pailontravel.com)

El paraíso escondido
°  Así es como se conoce a la cascada San Pedro. Al estar en el kilómetro 14 de la vía Baños-Puyo, hay que abordar una tarabita de 400 m de extensión que cruza el abismo. Luego se emprende una caminata por un sendero de piedra, hasta llegar a las cascadas de 15 y 8 m de altura. (Foto: banos-ecuador.com)

Un gran salto
° El Pailón del Diablo, en la parroquia Río Verde, es la imponente cascada de 80 m de altura. Tiene fama mundial por su formación similar a la de una paila y porque en la roca se divisa la cara del diablo. El descenso, de 1 km aproximadamente, por senderos y gradas de piedra, permite dirigirse hasta esta caída e incluso mojarse con el agua que salpica. (Foto: Leodan Pérez)

Pura aventura
° Las aguas del río Machay descienden por un bosque subtropical, formando una serie de caídas de agua. Una de ellas es la cascada del mismo nombre, de 40 m, que se complementa con otra pequeña vertiente, donde se forman pozas de agua cristalina, para terminar en el río Pastaza. Machay está a 8 km de la parroquia Río Verde. (Foto: Melanie Wolf)

Diversión
Costos de las actividades

°  10 dólares es el valor del alquiler de una bicicleta por un día.

° 6 dólares por persona cuesta el recorrido en chiva.

° De 10 a 20 dólares, dependiendo de la extensión del cable, es el precio del canopy.

° 2 dólares cuesta cruzar el río Pastaza en tarabita.

° 4,50 es el valor del transporte Quito-Baños.

° Los tours de aventura pueden ir de 20 dólares en adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *