La explotación de la naturaleza nos expone a más virus como el Covid-19

La Organización de las Naciones Unidas sostiene que la indiscriminada extracción de recursos de la naturaleza es una de las causas de que, cada cuatro meses, una enfermedad infecciosa afecte a los seres humanos. El 75% de estos padecimientos provienen de animales.

El organismo internacional hace esta reflexión en el marco del Día Internacional de la Tierra, que se celebra cada 22 de abril con el fin de mantener la armonía entre los ecosistemas y preservar los recursos naturales que garantizan una vida saludable para todos los seres vivos del planeta.

Además, la celebración invita a recordar nuestra obligación de elevar una conciencia común frente a los problemas y desequilibrios que aquejan a la Tierra. Un ejemplo de ello es el Covid-19, pandemia mundial que ha dado un respiro al planeta, pero que ahoga a la humanidad.

Afectación a los ecosistemas

Byron Real, antropólogo, especialista en Vulnerabilidad Social y Riesgo, y Conservación Tropical y Desarrollo por la University of Florida, reconoce que la degradación de los ecosistemas, principalmente por la deforestación y el avance de los seres humanos en ecosistemas prístinos, “supone nuevos relacionamientos que exponen a la sociedad a vectores de transmisión de zoonosis”. 

“Al degradarse un ecosistema se altera o incluso destruye los hábitats de especies silvestres, lo que con frecuencia conlleva a una reorganización de las cadenas tróficas, como mecanismo adaptativo a las nuevas condiciones que se presentan. Esto significa cambios en las relaciones predador-presa y, consiguientemente, nuevas vías de conectividad de patógenos”, enfatiza Real. 

Además indica que la destrucción de ecosistemas podría significar abrir una caja de Pandora derivada del salto que los virus pueden dar de especie a especie y, por medio de las cadenas tróficas, llegar a los humanos.

Este peligro puede ocurrir con otros vectores de enfermedades, como son las bacterias, los insectos, hongos, invertebrados, que al sentir alterado sus hábitats naturales, migran hacia otros lugares en donde, por la ausencia de competidores, se convierten en plagas, epidemias o .como el caso del Covid-19. en una pandemia, analiza Real.

Aprovechamiento sostenible

La gravedad de la crisis sanitaria que enfrenta el mundo ha llevado a varios Gobiernos a plantearse alternativas para los escenarios post Covid-19, enfocados en una estrategia que priorice el aprovechamiento sostenible de los recursos naturales y la convivencia armónica entre el ser humano y la naturaleza. 

En este sentido, el ministro del Ambiente y Agua de Ecuador, Juan DeHowitt, señaló que lo que se vive en la actualidad es «un llamado de atención para replantear la importancia con respecto al cambio climático, a la protección del ambiente y a la conservación de las áreas protegidas en un escenario post Covid-19, como parte de las agendas de desarrollo de los países de la región para enfrentar los desafíos posteriores, tanto sociales como ambientales”. 

El funcionario aseguró que Ecuador trabaja en la construcción de una agenda ambiental entre los países suscriptores del Pacto de Leticia (Colombia, Brasil, Bolivia, Perú, Guyana y Surinam) para enfrentar el escenario post Covid-19, la reactivación productiva sostenible y el fomento de la bioeconomía. (CM)

Lucha contra el cambio climático 

El antropólogo Byron Real, asegura que, si no se contribuye en la lucha contra el cambio climático, que es una tarea global, “un país podría mantenerse en una situación constante de vulnerabilidad”. Es por ello que, de manera independiente, cada país debe preparar a sus sociedades, actividades socioeconómicas y políticas públicas, para enfrentar escenarios adversos que alterarán de manera significativa su calidad de vida y fuentes de subsistencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *