JM News Portal - шаблон joomla Продвижение

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La remota isla filipina de Siargao se ha convertido en un auténtico paraíso para los amantes del surf, que pueden disfrutar de la enorme ola Cloud 9, un idílico paraje y la serenidad que ofrece la zona, aún desconocida para la mayoría de los viajeros.

 

La Cloud 9 está en la lista de las 10 mejores olas del mundo desde que fue descubierta a finales de los años 80 del siglo pasado y la isla, de momento, no ha corrido la suerte de otros destinos del Sudeste Asiático populares para practicar surf y que han sucumbido al turismo de masas, como Bali (Indonesia) o Phuket (Tailandia).

"Cloud 9 es una ola increíble, maravillosa, siempre perfecta", alecciona a Efe el suizo Paolo Nappa, de 38 años, que quedó atrapado por Siargao hace un año y medio, cuando llegó para pasar una temporada dedicado a su deporte predilecto.

La pequeña isla, que forma parte de la provincia filipina de Surigao, se encuentra 800 kilómetros al sudeste de Manila y cuenta con un minúsculo aeropuerto en el que se aterriza sólo después de una larga jornada de vuelos y escalas.

Es gracias a la ausencia de grandes infraestructuras que este paraíso aún conserva un ambiente sereno y pausado, dominado por las actividades de los habitantes locales que se ganan la vida en pequeñas plantaciones de cocoteros y campos de arroz.

Sólo delatan la presencia de visitantes una veintena de pequeños hoteles construidos con materiales locales, rodeados de altas palmeras y una densa y colorida vegetación.

Los discretos edificios flanquean una estrecha carretera que aún no ha sido completamente asfaltada, por la que desfilan los surfistas con sus tablas cada mañana y cada tarde, cuando no abrasa el sol y cambia la marea.

Pero no son sólo las olas y el surf lo que ha conseguido enganchar a Nappa y a las decenas de personas de distintas nacionalidades que se niegan a abandonar Siargao, sino también la sensación de aislamiento absoluto y camaradería que se respira en la isla.

"A mí y a todos los que vienen nos encanta estar totalmente desconectados del mundo de hoy en día y de su ritmo loco", explica el suizo recostado en un gran sillón de bambú tras un intenso día de surf.

"Y además no nos falta absolutamente nada. Tenemos sol, buena comida, un paisaje increíble y mejores olas. ¿Qué mas se puede pedir?", añade entre risas de sus compañeros.

Aunque Cloud 9 es la ola más famosa de Siargao, conocida entre los expertos por los tubos sólidos y profundos que forma, la isla cuenta con otros sitios donde los deportistas pueden disfrutar de buen surf casi en exclusiva, ya que sólo se puede llegar a ellos en barco.

El ambiente sereno de Siargao ha atraído a varios personajes internacionales aficionados al deporte, como el cantante del grupo musical Red Hot Chilli Peppers, Anthony Kiedis, que calificó el lugar de "paraíso" cuando viajó hasta allí en febrero de 2014 después de participar en un festival de música en Filipinas.

Años antes, en diciembre de 2011, el actor canadiense Ryan Gossling disfrutó en Siargao de la Cloud 9 y el encanto de la isla.

La calidad de las olas también determinó la celebración anual de la Copa de Surf Internacional de Siargao, que tiene lugar cada septiembre desde hace 20 años y a la que acudieron cerca de 8.000 personas el año pasado.

La publicidad que ha ido recibiendo esta zona de Filipinas en los últimos años está provocando que cada vez más aficionados hagan el largo viaje hasta Siargao.

"Sí, es cierto. Cada vez vienen más surfistas por aquí", afirma Nappa con gesto de disgusto. "Pero esperemos que esto aún tarde en convertirse en un circo".