Imprimir
Categoría de nivel principal o raíz: Turismo
Categoría: Turismo Ecuador
Visto: 333

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En el extremo sur del país, en la frontera con Perú, está Puyango, cantón lojano al que se llega después de varias horas de viaje, las cuales son recompensadas con creces, por los paisajes que se observan.

 

Las 10 horas y un poco más de recorrido por tierra llevan a atravesar ciudades grandes y pequeñas de Cotopaxi, Tungurahua, Chimborazo, Guayas, Machala. Y qué mejor que dirigirse a este destino en esta fechas, cuando se han prendido sus fiestas por sus 72 años de cantonización (el 23 de enero).

 

En este paraje existen bosques, ríos y cascadas, que se complementan con la rica producción de café, caña, maíz, fréjol, plátano, yuca. Todo esto gracias a la diversidad de pisos climáticos, y que son los principales ingredientes de la gastronomía que se oferta en cada una de sus parroquias.

 

El bosque petrificado, las aguas sulfurosas de El Arenal, las piscinas naturales, las Pampas de Guambona y la hospitalidad de su gente hacen de esta tierra un lugar especial.

 

 

Lo petrificado atrae

La actividad obligada de todos los que llegan a Puyango es la visita a su famoso bosque petrificado, que está a aproximadamente 45 minutos de Alamor, la cabecera cantonal.

 

Este lugar de 2.658 hectáreas de extensión alberga la colección de fósiles y animales petrificados más grande del planeta. Los senderos debidamente marcados acercan a los gigantes árboles de araucaria, restos de animales marinos, enormes helechos y una gran cantidad de osamentas, todas petrificadas por un fenómeno natural ocurrido hace millones de años. Quienes lo han visitado aseguran que es una aventura fascinante.

 

De regreso a Alamor se conoce el famoso reloj de ocho esferas, que fue ubicado hace 95 años en las dos torres de la iglesia San Jacinto. Este, por su historia, su construcción, su traslado y montaje, fue declarado en 2007 como bien perteneciente al patrimonio cultural del Estado. El relato asegura que es único en América, que fue fabricado en Berlín por pedido del filántropo gonzanameño Lautaro Loaiza, con una tecnología única que hace que su funcionamiento sea sincronizado en todas las esferas. Es una experiencia singular.

 

Para un refrescante baño, los habitantes de El Arenal, parroquia ubicada a 20 minutos de Alamor, invitan a disfrutar de las aguas sulfurosas, que dicen, poseen propiedades medicinales que aportan a la mejoría de enfermedades reumáticas y de la piel.

 

 

Recorrido

Las pampas de Chitoque y de Guambona, a 20 km al sur este de Alamor, en la parroquia Vicentino, es el sitio indicado para los ornitólogos y seguidores de las aves y amantes de las orquídeas, puesto que se encuentran en gran número. Además, es una zona muy rica y biodiversa que alberga a estudiosos, pero también se caracteriza por las historias y leyendas que aún cuentan quienes por ahí transitan.

 

En tanto que en la parroquia Mercadillo, la más antigua de Puyango, se destaca la ganadería y la agricultura, sus valles están cubiertos de cafetales, cañaverales y bananeras y en sus alrededores han sido descubiertos petroglifos tallados en enormes piedras.

 

 

Cascada gigante

° Entre las tantas maravillas de oferta en Puyango, está la cascada Ladara, ubicada entre Puyango y Paltas, y a donde se llega tras una buena caminata, atravezando quebradas, matorrales y degustando de frutos naturales.

 

La cascada desciende formando tres escalones de aproximadamente 100 m cada uno y, por la fuerte caida del agua, se forma una brisa que renueva las energías y refresca al caminante.

 

Este sitio, que aún no es muy visitado, es un paraíso escondido que de seguro será del agrado de los amantes de la naturaleza.