JM News Portal - шаблон joomla Продвижение

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La producción de frutas y el paisaje que rodea a este lugar lo convierte en un gran destino. 

 

El clima cálido, los grandes viñedos y las plantaciones de mandarinas, aguacates, granadillas, babacos y más frutas hacen que el ambiente de Patate tenga un aroma especial, que desde el primer minuto de estancia invitan a degustar de las mismas.

 

Patate, que significa ‘El que estalla con estruendo’, aludiendo al volcán Tungurahua que se encuentra en las cercanías, está rodeado de montañas y es bañado por el río del mismo nombre. Es una tierra productiva que está a 30 minutos de Ambato y que por sus bondades apacibles es recomendada como el sitio ideal para un buen descanso, lejos del ruido de las grandes urbes.

 

En este rincón ecuatoriano aún se disfruta de parques adornados y perfumados con coloridas flores, casas coloniales construidas con adobe, antiguas haciendas y fincas agrícolas donde están instaladas destilerías de vino tinto y blanco.

 

Desplazamientos de conocimiento

Muy cerca de Patate está la parroquia Sucre, en la cual se halla un pequeño museo de cerámica de las culturas Panzaleo y Puruhá, las mismas que poblaron la región y que la historia los considera pueblos luchadores. Allí se aprecian cántaros, compoteras (vasijas con asas), cráneos y piedras, entre otros objetos encontrados en un cementerio del mismo lugar.

 

En la parroquia Los Andes se aprecian grandes cultivos de duraznos y es el punto de partida para que los turistas ingresen, con un guía certificado, al parque nacional Los Llanganates para realizar caminatas, cabalgatas, camping, pesca deportiva y observación de aves.

 

 

En la parroquia La Matriz está la cascada Mundug, cuyo nombre nativo es Chorrera de Yanapanccha (significa chorro negro). Tiene 40 m de caída, es formada por el río Blanco y está rodeada de bosque primario, en el cual se encuentra mortiño, romerillo, pumamaqui y quishuar. En cuanto a fauna, es posible ver colibríes andinos, pavas de monte, y torcazas… A este paraíso se accede tras caminar por alrededor de una hora. 

 

Señor del terremoto

Los turistas no dejan de visitar al Jesús de la Pasión, más conocido por los patateños devotos como el ‘Señor del terremoto’, nombre y devoción que se originó después del fuerte movimiento sísmico del 4 de febrero de 1797, que tuvo el epicentro en Pelileo y Patate antiguos y que asoló a la región central del país.

 

Según narran los moradores, la imagen de Jesús, de 1,40 m de alto, fue encontrada intacta entre las ruinas, meses después del terremoto en un sitio de lo que hoy es Patate Viejo, en la hacienda la Merced San Javier.

 

El santuario posee tres naves, una central y dos laterales, que albergan la sacristía, una pequeña capilla y el Altar Mayor bañado en pan de oro. La fiesta religiosa se realiza entre el 3 y 5 febrero de cada año con desfiles, danzas, misa, quema de chamiza y música. (CM)

 

Museo cultural y religioso

° En el interior del Santuario del ‘Señor del Terremoto’ hay un museo que expone restos arqueológicos de la cultura Panzaleo, obtenidas de excavaciones realizadas en las parroquias rurales que rodean al cantón.

 

También se admira y descubre la historia de la escuela quiteña con imágenes y figuras que datan de los siglos XVII y XIX.

 

Asimismo, se encuentran objetos religiosos, como imágenes del ‘Señor del Terremoto’ y los mantos que han sido confeccionados para su uso.

 

Mirador Ojos del volcán

° En la vía a la cascada Mundug, en el caserío Loma Grande, se encuentra el atractivo llamado ‘Ojos del volcán’, un mirador natural desde donde se observa claramente el Tungurahua y otras elevaciones que forman parte del corredor de los volcanes.

 

Además, es el sitio adecuado para observar aves y fotografiar paisajes únicos.