JM News Portal - шаблон joomla Продвижение

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El sabor tradicional de la gastronomía manabita fue el protagonista del Festival del Viche y la Salprieta.

 

La mañana del domingo en la Quinta Colina del Sol, ubicada en Calceta, se realizó este evento que cada año se efectúa con la finalidad de defender la identidad cultural montuvia.

Así lo expresó Eumeny Álava, organizador del evento y activista cultural.
Dijo que el festival inició desde las 08h00, pero horas antes ya estaban llegando varios visitantes al lugar, quienes degustaron un desayuno manabita.
Álava indicó que para este año pensó que iba a ser poca la concurrencia, debido a la situación actual por la que pasa la provincia, sin embargo la realidad fue otra.
Explica que los 500 platos de viche que preparó para esta nueva edición del festival se vendieron hasta las 15h00 de este día.
Especialidades. “Este año las personas pudieron degustar el viche de camarón, el mixto de pescado y camarón, de guariche, langostas de agua dulce y cacaño”, señaló.
“Lamentablemente por cuestión de tiempo no logré realizar el viche de guanta”, afirmó Álava.
Los costos del plato de viche variaron de 3,50 dólares hasta 4 dólares. 
El viche de guariche y cacaño, ambos crustáceos típicos del cantón Chone, tenían un valor de 4 dólares el plato.
Receta. El activista cultural indica que la variedad de productos que lleva el viche son cultivadas por las propias manos del montuvio manabita. 
“Los productos de este plato de la gastronomía manabita son hechos por nuestros agricultores”, precisó. 
Dijo que el paso principal para elaborar el viche es ponerlo a cocinar en una olla de barro. 
“Esto dará un particular gusto”, según Eumeny.
Agregó que la preparación consiste en primero poner los ingredientes que demoran más tiempo en cocinar, como la yuca o las habas, luego se ubican los demás, para que después se pueda agregar el maní.
Personas de Bolívar, Chone, Portoviejo, Manta, Junín y otros cantones manabitas visitaron el lugar, quienes después de degustar el viche no se iban a sus casas sin llevar una porción de otro tradicional plato montuvio, la salprieta.
Otros optaron por saborear la salprieta en el mismo lugar. Tal es el caso de Nancy Balderramo, quien acudió con su familia al lugar para servirse un plato de la rica salprieta manabita. Este ‘manjar’ es acompañado con plátano verde asado.
Anteriormente la salprieta, según Eumeny Álava, se preparaba y consumía sólo en el campo manabita.
Otros platos. En la Quinta Colina del Sol estos dos platos no fueron los únicos que se pudieron degustar.
Se ubicaron otros 12 stands, donde se ofrecieron otros productos representativos de la gastronomía manabita.
Tongas de gallina criolla, bollos de yuca y dulces fueron otras de las recetas de la cocina montuvia que se pusieron a la mesa en este festival. 
Uno de los 12 stands era de Jaime Álava, un bolivarense que llevaba más de una década viviendo en Pedernales y perdió todos sus bienes, pero aun así logró ofertar una variedad de platos que fueron vendidos en su totalidad.
Eumeny Álava indicó que lo importante de esta actividad es empezar a emprender la economía cantonal y no dejar a un lado los valores tradicionales de la cultura manabita, entre ellos la gastronomía.