JM News Portal - шаблон joomla Продвижение

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Brasil celebra el domingo las elecciones más polarizadas de las últimas décadas, con una posible segunda vuelta entre el diputado ultraderechista Jair Bolsonaro y el exalcalde de Sao Paulo Fernando Haddad, designado por el encarcelado expresidente Luiz Inácio Lula da Silva como candidato del Partido de los Trabajadores (PT).

¿Qué piensan aquellos que votarán por un nostálgico de la dictadura (1964-1985), del porte de armas y de la “familia tradicional”?

¿Y aquellos que prefieren a Haddad, que tiene como gran referencia la era de Lula (2003-2010), cuando una economía boyante permitía impulsar programas de distribución de renta que sacaron a millones de personas de la pobreza extrema?

Lula purga desde abril una pena de 12 años y un mes de cárcel por corrupción y lavado de dinero. El dirigente, que era favorito en las encuestas, se declara inocente y denuncia una conspiración para impedir que la izquierda vuelva al poder.

La AFP conversó con votantes de ambos lados y estos son sus testimonios.
 

Bolsonaro: Dios, seguridad, ‘anti-chavismo’  -
- Carlos Alberto da Silva, 50 años, conductor de taxi en Rio de Janeiro:

“Yo creo que el salvador de la patria es Dios. No es que [Bolsonaro] sea el salvador de la patria, pero creo que es la persona mejor encaminada, más correcta para dirigir nuestro país, porque es una persona rígida. En este momento precisamos una persona que tome actitudes radicales.

Apoyo a Bolsonaro porque está a favor de castrar a los violadores, de militarizar los colegios, de que se respete a los profesores y que estos no sean agredidos dentro del salón de clase”.

- Ericky Tostes, subteniente de la Policía Militar del Estado de Rio de Janeiro:
“Los brasileños realmente están cansados de la violencia y yo, como policía, lo sé muy bien. Las pérdidas que tenemos aquí en el estado [de Rio de Janeiro] son incontables. Perdí la cuenta de tantos entierros a los que fui, de amigos, de colegas”.

- Mónica Mantelli, 46, abogada en Sao Paulo:

“Creo que él vino para sumar, no para dividir. Quiere gobernar el país de tal forma que haya un poco más de decencia, de transparencia y creo que va a lograrlo”.

- Marcelino Oliveira Pontes, 46, vendedor de electrónicos en una feria en el estado de Roraima:

“Si analizas los políticos actuales, sólo te quedas con Bolsonaro. Para que tengas una idea: yo siempre voté a Lula, pero hoy tiene un discurso chavista, un discurso alineado con nuestros vecinos [venezolanos] a quienes les fue muy mal con la política, y Lula apoya eso”.
 

- Haddad... ¡es Lula! -
- Artur Sampaio, 25, estudiante de Políticas Públicas para el desarrollo económico y social en Rio de Janeiro:

“Para mí y los estudiantes que, como yo, entraron en los programas sociales que nos dieron acceso a la universidad, los ocho años del gobierno de Lula fueron los mejores de la historia del país”.

- Malvina Joana de Lima, trabajadora jubilada:

“Las personas de clase media y baja no tenían condiciones de vida. Vivíamos de restos y fuimos reconocidos como ciudadanos. Pudimos estudiar, tener un trabajo, jubilarnos”.

- Mónica, 49, asistente administrativa:

“Lula fue condenado pero no hubo ninguna prueba en su contra. Yo lo considero un preso político”.