JM News Portal - шаблон joomla Продвижение

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El pasado 13 de diciembre de 2017, cuando el exhombre fuerte del gobierno de Rafael Correa, el exvicepresidente Jorge Glas, fue condenado a seis años de prisión por asociación ilícita, la sentencia ordenaba a la Fiscalía General del Estado procesarlo por los delitos subsecuentes y cuyos indicios se desprendían del proceso. A punto de cumplir cinco meses desde ese día, el exsegundo mandatario no tiene instrucciones abiertas en su contra.

 

La penalista Beatriz Rodríguez considera que la principal causa para que las investigaciones contra Glas no progresen es que la “Fiscalía General está pasando por su peor momento”.

 

Su cabeza, Carlos Baca Mancheno, afronta un proceso de juicio político en la Asamblea Nacional y un proceso de evaluación ante el Consejo de Participación transitorio que podría derivar en su destitución.

 

A esto habría que sumarle la guerra interna que ocasionó la suspensión de la fiscal general subrogante Tania Moreno.

 

Rodríguez y otros juristas alertaron esto cuando la Fiscalía decidió acusarlo únicamente por asociación ilícita. “Hace cuatro meses ya existían los indicios para investigar. No se han comprobado los delitos fines, no sé que estamos esperando”, dijo. Además, calificó de pantomima a la condena de seis años, “cuando debió ser condenado por delitos mayores”.

 

 

Otro criterio

 

Julio César Sarango, abogado del acusador particular del caso César Montúfar, piensa que “la Justicia sigue todavía secuestrada en manos de (Rafael) Correa, están ahí todos sus súbditos” y considera que el Fiscal general “jamás va a iniciar ninguna acusación por los ocho delitos que los jueces de la Corte Nacional pidieron”.

 

Si bien no le preocupa el paso del tiempo, porque delitos ‘gruesos’ como el peculado no prescriben, espera “que rápido se nombren las nuevas autoridades y que sean probas para que inicien los procesos”, en relación a las evaluaciones que realiza el Consejo.

 

 

El Dato

El expresidente Jorge Glas cumple su condena en la cárcel 4 de Quito.

Contrapunto

 

Eduardo Franco Loor, quien defendió a Glas en el caso de asociación ilícita, confirmó que no hay instrucciones fiscales por otros delitos contra el exvicepresidente, solo una investigación por cohecho “que está parada”.

 

Por su parte, se queja de que luego de haber presentado el recurso de apelación el pasado 26 de enero, “hasta la presente, a pesar de que está aceptado el recurso a trámite, no se constituye el tribunal de alzada para saber quiénes son los tres jueces que van a conocer el caso y el día y hora para la audiencia oral del recurso de apelación”. (MMD)

 

 

Posibles

desenlaces

 

Eduardo Franco Loor, quien defendió a Jorge Glas, no descarta que en el futuro se declare nula la sentencia de asociación ilícita contra su cliente por haberle aplicado un Código Penal derogado, lo cual considera una “barbaridad jurídica sin precedentes”.

 

Él piensa que lo hicieron para que Glas no pueda acogerse a la suspensión condicional de la pena, para condenas menores a cinco años, lo cual le hubiera permitido seguir en la Vicepresidencia.

 

De hecho, la jurista Beatriz Rodríguez piensa que incluso si quedara en firme la sentencia de asociación ilícita, podría acogerse a medidas sustitutivas una vez que cumpla el 60% de la pena. “Puede salir por buena conducta porque en realidad no es una persona que en la cárcel generó problemas y conflictos, de hecho está en una cárcel privilegiada, pero otra vez se genera la impunidad y la ciudadanía va a sentirse burlada”, dijo.