JM News Portal - шаблон joomla Продвижение

Cientos de venezolanos desesperados se preguntan cómo podrán acceder a la ayuda humanitaria que debería llegar a través de la frontera con Colombia, luego de que fuera bloqueado uno de los cruces fronterizos para impedir el ingreso de la asistencia.

 

A pesar del hambre generalizada y la escasez de productos básicos en Venezuela, Nicolás Maduro, rechazó la ayuda de Estados Unidos después de que Washington reconoció al líder opositor Juan Guaidó como el legítimo gobernante de la nación petrolera.

 

Desde el pasado martes, un grupo no identificado instaló con montacargas dos contenedores y un camión cisterna del lado venezolano del puente fronterizo de tres carriles que comunica con la ciudad colombiana de Cúcuta, según un vigilante de la zona que habló bajo condición de anonimato.

 

Cerca al lugar, soldados venezolanos armados hacen guardia en el edificio de aduanas, amenazando con repeler cualquier intento de cruzar la frontera.

 

Guaidó, reconocido por unos 40 países como presidente interino de Venezuela, redobló sus esfuerzos para obtener un apoyo en bloque de la Unión Europea (UE) y hacer entrar ayuda humanitaria, tras recibir un nuevo impulso de Estados Unidos.

 

 

Funcionarios estadounidenses dijeron que los camiones que transportan alimentos y medicinas llegarán a la frontera de Colombia con Venezuela esta semana a petición de Guaidó, que se autoproclamó presidente interino.

 

Maduro niega que exista una crisis humanitaria. 

 

“Les pedimos a los militares que dejen entrar la ayuda”, expresó Guaidó.

 

EE.UU. dijo que está dispuesto a eximir de sanciones a los militares que reconozcan a Guaidó como mandatario interino. “Si no, el circuito financiero internacional se cerrará completamente. ¡Tomen la decisión correcta!”, advirtió John Bolton, consejero de Seguridad Nacional del presidente Donald Trump.

 

“Los líderes militares como Vladimir Padrino pueden jugar un papel importante en la restauración de la democracia en Venezuela”, dijo en Twitter.

 

Más tarde, Guaidó dejó en claro que los crímenes de lesa humanidad no prescriben.

 

 

Guaidó convocó a una movilización el 12 de febrero para exigir a los militares que den paso al cargamento.

 

“La ayuda es muy necesaria. No se puede seguir esperando que los pacientes sigan cayendo muertos como moscas esperando medicamentos”, aseguró Mildred Valera, sobreviviente de cáncer de mama.

 

Estados Unidos ofreció una ayuda inicial de 20 millones de dólares, Canadá 40 millones y la Unión Europea aprobó 7,5 millones, una 'limosna' para Maduro.

 

Maduro llamó a recolectar 10 millones de firmas contra la “acción intervencionista de Trump”.

 

En tanto, ocho países de la UE y cinco latinoamericanos (Bolivia, Costa Rica, Ecuador, Uruguay y México) se reúnen hoy en Montevideo para buscar una salida a la crisis, apuntando a un acuerdo para alcanzar elecciones libres.

 

Maduro espera que de allí salga una mesa de conversaciones, pero Guaidó rechazó aceptar “un falso diálogo”.

 

Para intentar detener al opositor, Maduro impulsa adelantar del 2020 a este año las legislativas, apostando a que la oposición pierda el único poder que controla.