JM News Portal - шаблон joomla Продвижение

El opositor venezolano Juan Guaidó recibió ayer un fuerte espaldarazo internacional al ser reconocido como presidente interino por casi una veintena de países europeos, a los que el gobierno de Nicolás Maduro acusó de apoyar los “planes golpistas” de E.UU.

 

 Tras expirar un ultimátum a Maduro para que convocara a nuevas elecciones presidenciales, esos países, encabezados por Francia, España, Alemania y Reino Unido, se sumaron al reconocimiento a Guaidó, dado ya por Estados Unidos, Canadá y una docena de países latinoamericanos.

 

Pero Italia bloqueó una declaración común de la Unión Europea (UE), según fuentes diplomáticas a la AFP en Bruselas.

 

“Es el reconocimiento a ustedes, venezolanos, que nunca han dejado de luchar por recuperar la democracia”, dijo Guaidó, de 35 años, al agradecer los respaldos.

 

 

Legitimidad

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez; el gobernante francés, Emmanuel Macron, y la canciller alemana Angela Merkel consideraron que Guaidó tiene la legitimidad para organizar unas elecciones presidenciales en el menor tiempo posible.

 

El Gobierno venezolano anunció que revisará “integralmente” las relaciones con los países europeos que reconocieron al opositor, al acusarlos de apoyar los “planes golpistas” de Estados Unidos. 

 

“A Venezuela no le pone ultimátum nadie, ni usted señor Pedro Sánchez ni nadie en el mundo”, dijo Maduro, al tratar al gobernante español de “pelele que se puso al servicio de la política guerrerista” de Washington.

 

El presidente estadounidense, Donald Trump, reiteró que el uso del ejército en Venezuela es “una opción”.

 

 PRESIDENTE. Juan Guaidó, líder del Parlamento opositor. (AFP)

Respaldo a Maduro

Rusia, uno de los mayores aliados de Maduro, rechazó “los intentos por legitimar la usurpación del poder como una injerencia directa” de los europeos, según declaró el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov.

 

Maduro, también respaldado por China, Turquía e Irán, asegura que Washington usa a Guaidó de “títere” para asestarle un golpe de Estado y apoderarse de la riqueza petrolera venezolana.

 

 

Polémica ayuda humanitaria 

En medio de esta crispación, los cancilleres del Grupo de Lima se reunieron ayer en Ottawa para ratificar su apoyo a Guaidó y evaluar nuevas medidas de presión contra Maduro. 

 

El Grupo exhortó a los militares de Venezuela a respaldar a Guaidó.

 

Mientras, el jefe del Parlamento de mayoría opositora, prepara un dispositivo de llegada de ayuda humanitaria al país. Canadá anunció una ayuda de 40 millones de dólares, que se suman a los 20 millones ofrecidos hace días por Washington.

 

El plan, según Guaidó, es reunir la ayuda internacional en “tres centros de acopio” de medicinas y alimentos en los vecinos Colombia y Brasil y en una isla caribeña, y exigir a los militares que dejen entrar esa ayuda.

 

Maduro considera la ayuda humanitaria como la puerta a una intervención militar de Estados Unidos, y tilda a los opositores de “mendigos del imperialismo”.

 

Mercenarios rusos y tropas de EE.UU.

°  Con los temores a que la crisis institucional derive EN un conflicto violento también nacen las especulaciones. Y la idea de que combatientes profesionales pagados por potencias extranjeras se dirigen al país para luchar a favor de uno y otro bando toma forma estos días.

 

El pasado fin de semana la agencia Reuters informó sobre la llegada a Caracas de unos 400 mercenarios rusos con el fin de garantizar la seguridad de Nicolás Maduro.

 

El contingente está asociado a compañías militares privadas como Wagner, que están dirigidas, a su vez, por empresarios vinculados con el Kremlin. En los últimos años, estas compañías han enviado a sus efectivos a combatir en misiones secretas en Siria, Ucrania y África.

 

Medios colombianos, por su parte,  reportaron ayer  la llegada de un avión C-146A Wolfhound, normalmente utilizado para transportar a fuerzas especiales,  de la Fuerza Aérea de Estados Unidos a Colombia en plena crisis de Venezuela.

 

La supuesta llegada del C-146A Wolfhound se da luego que según la emisora de radio La FM, al menos un avión de carga C17A Globemaster y un Boeing 737 de Estados Unidos aterrizaron en la base militar de Catam, en la capital de Colombia.