JM News Portal - шаблон joomla Продвижение

Stephen Hawking falleció el pasado 14 de marzo, pero eso no quiere decir que su influencia haya sido silenciada. Sus hijos acaban de anunciar el lanzamiento de un libro póstumo, con el título de “Breves respuestas a las grandes preguntas”. 

 

En él, Hawking se pregunta por las cuestiones universales que han intrigado a los humanos a lo largo de la historia y en todos los contextos posibles.

 

Lucy Hawking, su hija, dijo que el libro es un intento de “reunir las respuestas más claras, más auténticas y más logradas que él pueda aportar”. ¿Y cuáles son estas preguntas?

 

¿Hay un Dios?

 

Stephen Hawking era un ateo declarado, por lo que la respuesta a esta pregunta es un rotundo NO. De hecho, en 2014, el físico confirmó de forma explícita que no cree en la existencia de un ser supremo que maneje el universo.

 

“En el pasado, antes de que entendiéramos la ciencia, era lógico creer que Dios creó el Universo. Pero ahora la ciencia ofrece una explicación más convincente. Lo que quise decir cuando dije que conoceríamos ‘la mente de Dios’ era que comprenderíamos todo lo que Dios sería capaz de comprender si acaso existiera. Pero no hay ningún Dios. Soy ateo. La religión cree en los milagros, pero éstos no son compatibles con la ciencia”, le dijo a El Mundo hace cuatro años.

 

¿Cómo empezó todo?

 

Si no hay dios, entonces, ¿cuál es el origen? Stephen Hawking fue uno de los más importantes contribuyentes para la consolidación de la teoría científica del Big Bang. Gracias a su trabajo, en el que confirmó la existencia de los agujeros negros con las herramientas matemáticas de la física cuántica, Hawking pudo confirmar que el Big Bang pasó. 

 

"Debido a que la expresión (matemática del Big Bang) es autosuficiente, comienza en una singularidad al principio de los tiempos y se cierra con otra al final de los tiempos, y si es necesario, la historia puede rebotar hacia adelante y atrás entre estos dos extremos”, decía. En pocas palabras: Hawking demostró que el “Big Bang” es una consecuencia necesaria de la relatividad general de Einstein.

 

¿Hay más vida inteligente en el Universo?

 

Si bien este no fue un tema central de su trabajo, Hawking siempre se mostró cauteloso respecto a entrar en contacto con formas de vida por fuera de la Tierra. 

 

“Hay formas de vida inteligente allá afuera”, escribió en su obra póstuma. “Necesitamos tener cuidado al responder hasta que nos hayamos desarrollado un poco más”.

 

En el programa de televisión Stephen Hawking's Favourite Places, dijo: “Un día, podríamos recibir una señal de un planeta en esas circunstancias -afirmaba en referencia al mundo potencialmente habitable conocido como Gliese 832c-, pero deberíamos ser cautelosos en responder. Encontrar una civilización avanzada podría ser como cuando los nativos americanos se encontraron con Colón. Aquello no les salió nada bien”. 

 

Y añadía: “Si lo hacemos (responder), podrían ser mucho más poderosos que nosotros y nos darán el valor que nosotros damos a las bacterias”.

 

 

¿Podemos predecir el futuro? ¿Es posible viajar en el tiempo?

 

“El viaje al pasado no se puede descartar de acuerdo con nuestro entendimiento actual”, dice en el libro, presentado en la Academia de Ciencias de Londres. También predice que “dentro de los próximos cien años podremos viajar a cualquier parte del Sistema Solar”.

 

¿Qué hay dentro de un agujero negro?

 

Si bien el concepto de los agujeros negros existía desde mucho antes que la llegada de  Hawking al mundo científico, su trabajo significó la confirmación de la existencia de estos fenómenos en el universo.

 

El científico confirmó, mediante una ecuación, que los agujeros negros son el remanente de las estrellas mucho más masivas que nuestro Sol, que al agotar su combustible nuclear colapsan y concentran una gran cantidad de masa en un volumen muy pequeño produciendo densidades infinitas: una singularidad de donde no escapa ni siquiera la luz. 

 

"Hawking describió la geometría de los agujeros negros y predijo que por efectos cuánticos los agujeros negros no son del todo oscuros, sino que pueden emitir luz, la radiación de Hawking de la que aún seguimos buscando evidencias firmes", escribió tras su muerte el físico Juan Diego Soler.

 

¿Sobreviviremos en la Tierra? ¿Deberíamos colonizar el espacio?

 

Una de las grandes preocupaciones que manifestó Hawking en sus últimos años fue la poca acción para frenar la amenaza del cambio climático, que para él, podía acabar con la vida en nuestro planeta.

 

“El peor escenario para la Tierra sería convertirse en algo como su planeta hermano, Venus, con una temperatura de 250 grados y lluvia de ácido sulfúrico”, alertó en 2007.

 

Por eso, para él, “no tenemos futuro si no colonizamos el espacio”, declaró Hawking en su última conferencia, n el noruego festival Starmus, en 2017. “Tenemos que salir de la Tierra”, dijo. 

 

“Cuando hemos tenido crisis similares en el pasado –recordó–, hemos colonizado nuevos territorios. Pero ya no hay ningún Nuevo Mundo al que extendernos. Nos estamos quedando sin espacio. Ha llegado la hora de explorar otros sistemas solares”.

 

¿Nos sobrepasará la inteligencia artificial?

 

“A menos que aprendamos a prepararnos para los riesgos potenciales y a evitarlos, la Inteligencia Artificial podría ser el peor evento en la historia de nuestra civilización” declaró en más de una ocasión. Sobre todo, le preocupaban las capacidades bélicas que podría llegar a desarrollar la inteligencia artificial. “Las armas autónomas se convertirán en los Kalashnikovs del mañana”, decía una carta que firmó junto a otros científicos y expertos en tecnología.

 

"Somos seres limitados por nuestra lenta evolución biológica, no podremos competir con las máquinas, y seremos superados por ellas", advirtió en 2017, a la revista Wired, sobre las posibilidades (casi inexploradas) que abre la Inteligencia Artificial.

 

¿Cómo daremos forma al futuro?

 

Lucy Hawking destacó que su padre era optimista. Para ella, el tomo podría resumirse como “una llamada a la unidad” de la humanidad para “encontrar soluciones” a los retos del mundo. 

 

La mujer expresó que, antes de morir, Hawking se mostró sumamente preocupado porque “cuando los retos globales requieren una mayor unión y cooperación”, la gente está adoptando un pensamiento “cada vez más local, fragmentado y dividido”.

 

No obstante, en estas páginas dejó plasmada su respuesta para todos los que se pregunten qué será de la humanidad. “Recuerda mirar las estrellas y no a tus pies”.