JM News Portal - шаблон joomla Продвижение

No solo la caja de balsa sirve como cobertura para el sombrero fino de paja toquilla de Montecristi. Ahora cajas de cartón y bolsas especiales matizan y dan un valor agregado a esta prenda apreciada.

 

Sin duda que la caja de balsa es la imagen más icónica que se muestra como la envoltura cuando un artesano o comerciante vende el tocado.

 

En el cantón Montecristi hay tres personas que aún elaboran estas cajas de un promedio de 34 centímetros por 8 centímetros de alto y 8 centímetros de ancho.

 

Miguel Palma es uno de ellos. Este artesano de casi 65 años elabora un promedio de 10 docenas de cajas de balsa –materia prima que se obtiene en Santa Ana y Jipijapa–, para artesanos del cantón y otros lados del país.

 

Dijo que aún recuerda a Carlos Barberán, un próspero comerciante que vendía sombreros en Guayaquil.

 

“Era un comerciante muy exigente con las cajas de balsa, no podía ver un mínimo de error porque rechazaba”, recordó Palma sobre estas cajas que, según él, deben tener unos 70 años elaborándose en esta ciudad.

 

Pero ahora algunos comerciantes han innovado las envolturas que entregan a sus clientes. Desde hace unos cuatro años, Pablo Franco vende sombreros en bolsas que guardan la forma del producto, a más de las cajas de madera.

 

 

“Es una exigencia de los artesanos y comerciantes el innovar. La caja de balsa sigue siendo pedida, pero además ofrecemos estas cajas de cartón y estas bolsas prácticas para que el sombrero no se aje”, afirmó Franco, dueño del local Montecuadorhats.

 

Dijo que esta nueva imagen permite al usuario un mejor manejo y no solo la posibilidad de guardarlo en la tradicional caja de balsa.

 

Señaló que a futuro también pretende innovar con aplicaciones como un pin de plata en el que resalte la bandera de Ecuador para los sombreros que oferta.

 

Nicolás Delgado, otro comerciante de artesanías que expende sus productos en Montecristi, señaló que estas envolturas dan la posibilidad de prolongar la preservación de los sombreros.

 

“Recuerde que hay sombreros que tienen un costo de hasta más de mil dólares y muchos quieren tener la posibilidad de poder preservarlos por mayor tiempo, una prenda que es histórica en nuestra ciudad”, sostuvo Delgado.