JM News Portal - шаблон joomla Продвижение

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

“No me lo imaginé, estaba sentada esperando los resultados y me tomó por sorpresa escuchar mi nombre.

Nunca estuve nerviosa porque hablo con seguridad ante el público y porque me gusta tener una postura, defenderla y convencer a la audiciencia de lo que digo, pero fue la primera vez que participamos entonces no teníamos experiencia en la competencia”, dice con soltura Dania Vásquez, de III de bachillerato, del colegio La Moderna.

 

Su fluidez y buena pronunciación del inglés, sumado a su gran desenvolvimiento la llevaron a obtener el premio a mejor oradora en el Concurso Internacional de Debate organizado por la Universidad Cornell, de Nueva Yok, EEUU, en el que participaron unos 200 estudiantes de países como Perú, Brasil, México, Canadá, Estados Unidos, entre otros; y que se realizó a finales de octubre.

 

La Moderna fue la única institución que representó a Ecuador en la competencia.

 

Harold Sojos, encargado del programa de inglés y Bachillerato Internacional del colegio, cuenta que tuvieron solo tres semanas para armar el grupo y prepararse, ya que todo fue muy rápido.

 

“Nos enfocamos mucho en la organización y participación que tuvimos en el Debate de la ONU, concurso anual a nivel local que organiza Corpeducar y en la que el colegio ganó la distinción de mejor postura política. A raíz de este logro recibimos la invitación por parte de la universidad americana y en dos semanas armamos el equipo y los discursos”, cuenta.

 

 

En 15 días los seis estudiantes que viajaron a la competencia y el profesor encargado se prepararon siete horas al día, de lunes a viernes, durante las horas de clase; y cinco horas los sábados y domingos, investigando temas como: la nacionalidad, el calentamiento global, la desobediencia civil, entre otros; y armando sus discursos con argumentos a favor y en contra, dado que en el momento del concurso la postura que debían sostener se asignaba por sorteo.

 

“Las semanas de entrenamiento fueron muy duras porque teníamos que dividir el tiempo entre la preparación para el debate y ponernos al día por las horas que faltábamos a clase, y entregar deberes y proyectos, todo se acumuló..... los sábados nos preparábamos en la mañana y por las tardes seguíamos a través de videollamadas para pulir los escritos, muchas veces renunciando a salir en familia o con amigos”, cuenta Dania.

 

El sistema en este tipo de debates siempre es igual. La participación es grupal y cada integrante debe sostener la postura que le ortorguen por sorteo, en ocho minutos. Uno presenta el argumento, otro los factores que sustentan ese argumento y el último hace una réplica de lo que argumenta el equipo contrario. La diferencia en esta competencia fue que se realizó en inglés.

 

“Mis compeñeros nos decían que se sorprendían al ver nuestro desenvolvimiento en una lengua que no era la nuestra, que ellos no podrían hacerlo y menos en una primera participación”, añade Dania, quien a pesar de sus destrezas para hablar en público, no estudiará una carrera vinculada con Comunicación, sino Medicina, en alguna universidad de Estados Unidos.