JM News Portal - шаблон joomla Продвижение

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Aquamar, situada cerca del cantón Naranjal, es pionera en cambiar el uso principal del diésel por energía renovable, así podrá airear las piscinas con motores modernos y usar tecnología de punta.

Detrás otras se alistan para hacer lo mismo, según los representantes de la empresa. En el país hay 210.000 hectáreas de producción de camarón, por lo tanto hay un océano de trabajo, para que todas pasen del uso de la energía fósil a la renovable y usar tecnología de punta, así lo mencionó el representante de Aquamar  y GPS Group Econ. Patricio Salazar.

 

“La inversión en Aquamar supera los $ 4 millones, principalmente en la parte de infraestructura (eléctrica)”, mencionó Salazar. Ante los beneficios arrojados por este proyecto en el que los procesos de productividad mejoran, Grupo Aquamar lanza el Proyecto Aqua 2.0 “La acuacultura del futuro” con el objetivo principal de mejorar sustancialmente la productividad del sector maximizando los beneficios de la electrificación sobre todo en armonía con el medioambiente.

 

El proyecto destaca el funcionario nace con una visita técnica y agregó la inserción al proyecto de varias empresas líderes en sus ramas a tal punto de que por medio de las visitas se permite analizar la factibilidad del proyecto en una finca. A esto se suma la experiencia de Aquamar y GPS Group que ya tiene algún tiempo laborando con el sector agroindustrial.

 

Este miércoles en el marco de la Aquaexpo en Machala, una de la más importantes para el sector camaronero, se realizará el lanzamiento oficial del Proyecto Aqua 2.0 “La acuacultura del futuro”, evento que se efectuará a las 18h30pm.

 

Los beneficios en torno a la electrificación para el sector camaronero significaría un beneficio importante y el objetivo de la misma, es según lo manifestado por el funcionario, la de acelerar los procesos de tecnificación lo que permitiría al productor camaronero aumentar su competitividad y alcanzar una mayor rentabilidad en el mercado.

 

Salazar agregó que esto implica que cada camaronero, ya puertas adentro, invierta de entre $ 3.000 a $ 4.000 por hectárea para todo lo que se refiere a infraestructura. “Esto quiere decir instalación de postes, transformadores, cableado, etc., que le permitan utilizar tecnología como la que tiene Aquamar, que son aireadores eléctricos, alimentadores automáticos y, sobre todo, usar equipos de bombeos altamente eficientes, que funcionan con motor eléctrico”, detalló.

 

Salazar también enfatizó que la electrificación no significa dejar de usar diésel, ya que en caso de una falla del suministro eléctrico, la camaronera sigue con sus operaciones sin ningún problema, utilizando el combustible fósil.

 

Aquamar podrá ser más competitiva, a futuro podrá subir la producción en un 70 % y hasta duplicarla en un año. Es un ingreso mayor que en macroeconomía implica más divisas, más exportaciones y más plazas de trabajo.

 

UHEc