JM News Portal - шаблон joomla Продвижение

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El consumo de bebidas detox o jugos verdes cada vez tiene más aficionados debido a su efecto de limpieza de los intestinos, que causa una sensación de bienestar, y a la pérdida peso que produce.

Sin embargo, su ingesta no debe ser descontrolada, la guía de un nutricionista es indispensable para hacerlo de la forma correcta sin afectar la salud.

 

Un jugo verde es una bebida preparada con una base y compuestos vegetales, hojas verdes y alguna fruta en pequeña cantidad, para dar algo de dulzor.

 

Andrea Tinoco, nutricionista, explica que hay dos formas de prepararlos y que con cada una se obtiene un beneficio distinto. La primera es licuando la mezcla de estos alimentos con agua o con alguna leche vegetal, la segunda es a través de la extracción.

 

“En la primera hay gran aporte de fibra, lo que ayuda al tránsito intestinal para evitar problemas como el estreñimiento, además limpia la grasa de las arterias y controla el colesterol. En el segundo caso es como recibir una inyección de vitaminas, minerales y antioxidantes, que ayudan a combatir los radicales libres que producen el envejecimiento celular prematuro y alcalinizan la sangre”, explica Andrea.

 

Para Scheny Feraud, también especialista en nutrición, el consumo de estos preparados debe ir de la mano de una dieta balanceada en sólidos, jamás reemplazando alguna comida. “No apruebo esos programas de tres a cinco días para desintoxicarte solo con jugos, sin ningún sólido, ya que estas bebidas son un complemento”, enfatiza.

 

En esto coincide Andrea, que recomienda mantener una alimentación libre de tóxicos, grasas saturadas y aditivos alimentarios, dando paso al consumo de cereales integrales, legumbres, vegetales crudos y cocinados, hongos, una mínima cantidad de proteína animal y algo de fruta.

 

Aunque ambas coinciden en que la guía de un nutricionista es de mucha ayuda para establecer una dieta adecuada para cada persona, para Scheny es una buena opción seguir los parámetros generales que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

Estos parámetros son ingerir cinco porciones de frutas y vegetales al día, 25 gramos de fibra diarios y mínimo dos litros de agua.

 

Andrea sugiere complementarlo con alimentación sana, preparada en casa y de origen orgánico.

 

Scheny también destaca que los jugos verdes son una fuente de líquido para hidratar, además es una alternativa rápida y fácil para que personas que no comen vegetales los ingieran, aunque enfatiza que es mejor comer la fruta o el vegetal en su condición natural.

 

Preparación

 

Andrea recomienda usar como base un vegetal que tenga mucho líquido como pepino, zucchini, combinándolo con otros según el propósito que se busca. Si se requiere que sea diurético aconseja el apio, si se busca una opción rica en carotenos, un compuesto que el hígado transforma en vitamina A, se agrega zanahoria, entre otros. Esto va mezclado con algún pedazo de fruta como sandía, piña, cítricos o zapallo.

 

Schenny resalta la importancia de agregar algunas hojas verdes como espinaca y jugo de limón o de naranja natural para darle un mejor sabor con un toque dulce.

 

También se pueden añadir espirulina, alga chlorella, entre otros. No se debe usar ningún tipo de endulzante. (F)

 

Sugerencias

 

Alimentos recomendados por las propiedades y beneficios que tienen.

 

Piña Muy desintoxicante.

 

Alimentos rojos Frutillas, frambuesas, remolacha, etc. Aportan con antioxidantes y aumentan los niveles de protección a la oxidación.

 

Alimentos amarillos y anaranjados: Ricos en potasio, betacaroteno (precursor de la vitamina A), entre otros.

 

No recomiendo esas dietas solo a base de jugos verdes porque solo se estarían consumiendo carbohidratos. Se necesita un programa alimenticio balanceado”.

Shceny Feraud,

Nutricionista

 

De nada sirve limpiar el organismo un par de días si luego la persona continúa alimentándose mal. Para mejorar la salud es necesario un cambio global en toda la alimentación”.

Andrea Tinoco,

Nutricionista