JM News Portal - шаблон joomla Продвижение

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El Real Madrid cayó ante el CSKA Moscú (1-0) con un gol encajado en el primer minuto de juego, derrota que pone en un aprieto al técnico ‘blanco’, Julen Lopetegui, que afronta su primera crisis desde que asumiera el cargo.

El campeón de Europa sumó su tercer partido consecutivo sin marcar, pero es que además volvió a dejarse sorprender al comienzo del partido.

Como ocurriera en este mismo escenario, el estadio Luzhnikí, con España en los octavos de final del Mundial, el equipo madridista no pudo romper la muralla rusa, defendida por el mismo portero, Ígor Akinféev.
 

Fiel a su sistema
La segunda unidad decepcionó. Ceballos no se encontró cómodo en ningún momento del partido. Asensio no asumió. Y la delantera echó mucho de menos a Bale.

Fue un ejercicio de impotencia que llevó a muchos a acordarse de Cristiano Ronaldo y a pedir a gritos la entrada de Mariano por Benzemá.

Pese a las ausencias de Ramos, Marcelo, Isco y Bale, Lopetegui no varío su sistema y salió de inicio con su clásico 4-3-3. Para ello, dejó en el banquillo a Modric e introdujo a Lucas Vázquez en sustitución de Bale.
 

La sorpresa
Pese a las sospechas del técnico madridista, el CSKA salió con cuatro defensas y un esquema muy ofensivo, que acabó sorprendiendo a los actuales campeones de Europa

No había pasado ni siquiera un minuto cuando un fallo garrafal de Kroos propició el primer gol del encuentro.

El alemán quiso devolver de primeras a la defensa, pero acabó entregando el balón al croata Vlasic, que encaró a Varane, lo superó y su disparo raso con la zurda superó a Navas (min.1).

El Luzhnikí, que presentaba una entrada similar a la de la final de la Copa Mundial entre Francia y Croacia, se convirtió a partir de entonces en una olla a presión para el equipo ‘blanco’.

Valencia arranca un empate en el Old Trafford
° El Valencia firmó un empate sin goles en su visita al Manchester United, en un intenso encuentro, en el que jugó con mucha personalidad, tuvo sus opciones de ganar y al final logró un punto que le permite mantener sus opciones en el grupo. Marcelino apostó de salida por Coquelin para tratar de contrarrestar el poderío ofensivo del centro del campo del Manchester, aún a costa de perder la banda derecha, lo que provocó que todo el juego de ataque se volcase por el carril izquierdo, en el que Guedes fue un dolor de cabeza para Antonio Valencia. EFE