Imprimir
Categoría: Emprendedores
Visto: 10972

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Paisajes, costumbres, tradiciones del pueblo indígena de Tungurahua plasma en pinturas sobre barro y madera la artista plástica y escultora ceramista Silvia López.

 

En una isla de la terminal terrestre de Ingahurco oferta el trabajo que lo hace de forma artesanal, con el objetivo de dar a conocer las culturas ancestrales a los turistas y pasajeros que están de paso por el lugar.

 

El material que utiliza para sus pinturas son residuos de barro que los consigue a través de donaciones en donde están ejecutando una construcción o remodelaciones.

 

 

Las investigaciones profundas de las culturas ancestrales que realizó durante sus estudios en Bellas Artes de la Universidad Central es lo que la ayudó a poder representar en sus pinturas los paisajes y personas de estos pueblos.

 

La ceramista asegura que por la falta de oportunidades y apoyo para quienes se dedican a este tipo de actividad vio como alternativa colocar su negocio en esta terminal. Pero que también la idea es que las actuales generaciones conozcan algo de los pueblos de nuestros antepasados, porque por el avance de la tecnología y de costumbres foráneas poco a poco se olvidan de las raíces.

 

 

“Entonces yo estoy trabajando en estas pinturas para no olvidarnos parte de las costumbres y tradiciones que por cientos de años han mantenido pueblos como el Chibuleo, Salasaca, Tomabela y Quisapincha, así como también el Panzaleo. Pero ahora lo llamativo es que las pinturas las hago sobre barro, para que sea más atractivo, porque incluso nuestros ancestros ya trabajaban en una técnica parecida”, añade la artista Silvia López.

 

Señala que la técnica que utiliza para hacer las obras es pintura en témpera y acrílico. Que hay adornos para colgar en paredes o puertas y también para colocar en escritorios, que son hechos en trípticos, dípticos e individuales. Los precios van desde $ 3.

 

 

 

Cuenta que la mayor aceptación a las pinturas sobre el barro es de gente de la Costa, que al parecer es la que más aprecia este tipo de arte, aunque admite que no es buena la salida del producto porque las ventas son bajas, pues considera que es por la situación económica de la población.

 

López asegura que seguirá en esta actividad, ya que está convencida de que así ayuda al fortalecimiento de la cultura ancestral. Valora el trabajo de los artesanos que trabajan con barro y hacen figuras de cerámica. Pero ella se diferencia porque pone el valor agregado y principal, su arte. 

 

Trayectoria

 

 

Estudios

 

Silvia López estudió en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Central del Ecuador, en Quito. Allí se inclinó por interpretar la cosmovisión indígena.

 

Material

 

Las piezas sobre las que pinta la artista son elaboradas en cerámica cocida.