Imprimir
Categoría: Emprendedores
Visto: 8179

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

De la hoja de palma africana que cae al suelo, salió primero una idea en medio de una charla informal entre amigos, y ese fue el punto de partida de un emprendimiento ecológico que pretende cambiar la conciencia del consumo de plástico por otros elementos biodegradables. Ahora de esa hoja salen platos.

Cuatro estudiantes universitarios de entre 21 y 23 años crearon Ecompake, una empresa que elabora y vende vajillas realizadas a base de hoja de palma.

Una de las principales preocupaciones de estos jóvenes fue el alto consumo de productos plásticos que tienen un solo uso.

De acuerdo con datos de la Asociación Ecuatoriana de Plásticos (Aseplas), en Ecuador ese consumo es de entre 19 y 20 kilos per cápita, situación que para ellos no puede pasar desapercibida.

Por eso pensaron en una alternativa que además de ayudar al ambiente sea una fuente de empleo.

Por ahora su producción es totalmente artesanal y personalmente se ocupan de todo. Así, tras comprar la hoja de palma, que cayó al piso y hasta se considera inútil, le dan un proceso de secado y presión del que salen platos y bandejas biodegradables.

Lo comercializan también entre amigos y familiares, a través de redes sociales y según Marcelo Vidal, socio de Ecompake, ha tenido una importante aceptación.

Con una inversión actual que supera los $ 2.000, al momento fabrican 200 platos al mes, pero en el 2019 tienen proyectado aumentar su producción a 15.000 unidades en ese mismo periodo.

Su visión de este negocio es a largo plazo, por lo que aún no tienen un tiempo estimado para la recuperación del capital inicial.

Mateo Cobos es el diseñador de la marca y destaca que a diferencia de los productos plásticos que son totalmente desechables, los que ellos elaboran son totalmente biodegradables y reusables.