Imprimir
Categoría: Emprendedores
Visto: 8156

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Generar 10.000 empleos en diez años a través de una iniciativa con alcance empresarial fue el reto al que las universidades de Guayaquil, Casa Grande, Espol y UEES se enfrentaron para crear proyectos con enfoques ambientales, tecnológicos y educativos, que lograron pasar a la segunda fase del concurso mundial Hult Prize.

 

La Hult Prize Foundation es un movimiento global universitario de emprendimiento social, que busca inspirar a estudiantes universitarios a crear iniciativas de mercado que resuelvan problemáticas sociales alineadas con los objetivos de desarrollo sostenible.

 

La Organización de las Naciones Unidas lo realiza anualmente en alianza con Clinton Global Initiative, fundación del expresidente de los EE.UU. Bill Clinton. Este año están participando más de 1.200 universidades del mundo.

 

 

Juan Sebastián Abad, miembro de Codais, corporación sin fines de lucro que operó la marca Hult Prize en Ecuador hasta la edición 2017-2018, y que actualmente coopera con la organización de la competencia en Ecuador, explica que el concurso tiene cuatro fases.

 

La primera es la competencia interna que realizan las universidades con la guía de un campus director, estudiantes escogidos por Hult Prize que funcionan como embajadores del concurso en la institución a la que pertenecen.

 

 

Los proyectos ganadores de esta primera fase pasan a la semifinal regional. En esta, que es la segunda fase del concurso, están las cuatro universidades de Guayaquil. No hay un registro del número de universidades ecuatorianas que participarán en las regionales porque algunas aún están en la primera fase de la competencia.

 

Proyectos

La U. de Guayaquil y la Espol participan con proyectos con enfoques ambientales.

 

El proyecto de la U. de Guayaquil propone la creación de un abono cien por ciento orgánico a base de residuos de cosechas agrícolas de cultivos de la región Costa, elaborado con un proceso de compostaje natural y artesanal.

 

Se trata de una tesis doctoral en la que participan los estudiantes Fernanda Romero, Valeria Cos, Jean Carlo Vaca y Alejandra Briones, de la Facultad de Ciencias Agrónomas, junto a su tutor Fabián Gordillo.

 

“Es un proyecto muy importante para la salud porque permite un consumo más seguro de los alimentos y una menor dependencia de agroquímicos por parte de quienes cultivan, algo que abarata los gastos de producción”, dice Fernanda.

 

En tanto, el proyecto de la Espol propone la fabricación natural de cosméticos y productos de higiene personal, integrando a jóvenes de zonas rurales que se encargarían de proporcionar la materia prima y ser la mano de obra.

 

 

Los autores son Iana Cruz y Romina Jama, de Ingeniaría en alimentos; Nicole Cabrera, de Ingeniería Civil; y Ronald Moreano, de Diseño Gráfico.

 

“Estas oportunidades no solo te motivan a hacer algo por el mundo, sino que te sacan de tu zona de confort para desarrollar y fortalecer habilidades fuera del aula”, dice Iana.

 

En tanto, el grupo de la UEES, conformado por Yango Wu, Stewart Macías y Sebastián Peñafiel, de la Facultad de Sistemas, Telecomunicaciones y Electrónica, apostó por la tecnología con su proyecto.

 

“Esta plataforma digital brinda información de profesionales que ofrecen sus servicios o aquellos que sin serlo realizan oficios, a través de la geolocalización. Es una herramienta que conecta a personas con más personas a través de la relación Yo busco-yo vendo”, explica Yango.

 

El equipo de la U. Casa Grande propone la creación de una escuela de capacitación en hospitalidad, que va ligado con los servicios que se prestan en la industria hotelera, para personas que no tienen recursos económicos para acceder a la universidad. Los gestores son profesionalizantes de la carrera de Administración de Empresas: Yoffrey García, Bárbara Albarracín, Karen Romo y Vania Flores.

 

Todos los proyectos que llegan a la competencia regional tienen la opción de escoger en qué sede, de las 25 que hay en el mundo, desean competir.

 

La U. de Guayaquil, la Espol y la Casa Grande competirán en la regional de Quito, el 26 y 27 de abril, donde participarán unos 76 equipos. La UEES, en cambio, se enfrentará a 50 proyectos en la regional de Japón, el 27 y 28 del mismo mes.

 

Ecuador, sede de emprendimientos

Los proyectos TUO, de la Espol, y Beauty to Home (B2H), de la U. Casa Grande participaron en la regional de República Dominicana, el pasado viernes y sábado. Ambos son proyectos tecnológicos que se basan en una aplicación móvil.

 

TUO se trata de una red promotora de economía y empleo que coloca a un joven desempleado en un centro de capacitación donde se entrena para cubrir una vacante. B2H es una red que integra a profesionales de la belleza que ofrecen sus servicios a domicilio.

 

Los ganadores de las regionales conseguirán un cupo a una aceleradora global Hult Prize, que se realizará de julio a agosto, en Reino Unido. Esta es la tercera fase. Ahí recibirán capacitaciones, talleres y couching con expertos en negocios.

 

Al finalizar la capacitación se escogerán a los seis proyectos que pasarán a la final global, que será en septiembre, en EE.UU., en la que disputarán el premio de un millón de dólares que servirá de capital semilla para ejecutar el proyecto.

 

Los costos de logística y pasajes, según la sede donde se participa corren por cuenta de cada participante. En algunos casos reciben una ayuda por parte de la universidad.