JM News Portal - шаблон joomla Продвижение

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Si es domingo, vives en Guayaquil y deseas probar un delicioso cuy asado, debes acudir a la picantería Papa Timbo.

 

En Cañar, papa timbo significa comerse la papa chaucha con cáscara y todo, según doña Blanca Pacuruco Pongio, propietaria de esa popular picantería, de 48 años de edad que reside en Guayaquil desde cuando era una niña de 12.

 

“Pero mi tierra es mi tierra, las raíces nunca hay que olvidar. Uno es paisano, serrano a mucha honra. Nuestra tierra, nuestra familia viven todavía y hay que visitarlos”.

 

Historiadores: Lo montuvio en la ciudad, identidad que llena de orgullo

 

Recuerda que su abuela materna, María Inga Arévalo, y su madre, Rosa Pongio Ortiz, fueron quienes le enseñaron todos los secretos para preparar el cuy asado. “Yo aprendí esa sazón de nuestros finados, de nuestros abuelos”, declara y recuerda: “Mis padres me enseñaron a preparar chanchos, borregos, vacas, chivos, cuyes o lo que sea en la cocina”.

 

Además del cuy asado –que ofrece solo los domingos–, doña Blanca todos los días prepara hornados de chancho y caldo de gallina. Comenta que sus hornados tienen una excelente acogida, especialmente entre los militares de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE).

 

 

“Me compran de 200 a 300 platos, tengo gracias a Dios bastantes clientes, basados en el sabor”, indica la dueña del local ubicado en Alcedo entre Esmeraldas y José Mascote.

 

Dice que sus cuyes asados son llevados al exterior. Indago y comenta que en su gran mayoría la gente de la Sierra. “A algunos más les gusta el pescado, los mariscos. Pero a nosotros como serranos ecuatorianos más nos gusta el cuy, reconocido como plato típico con papa, mote y ensalada con ají, pero sin maní”.

 

Por qué cree que consumir cuy es excelente para la salud, pregunto después de que doña Blanca lo ha afirmado varias veces: “El cuy es la mejor vitamina, sobre todo para los anémicos, es la mejor carne animal para comer”.

 

Enseguida le pregunto si a los guayaquileños también les gusta el cuy asado y ella exclama: “¡Claro! Aunque más a la gente paisana: de Riobamba, Quito, Latacunga, de todos los lados de la Sierra”, responde.

 

La compra del producto es en Azogues, 2 veces por semana

 

 

Los cuyes de Blanca Pacuruco Pongio los adquiere en el mercado de Azogues y llegan a Guayaquil enviados como encomienda los miércoles y sábados de cada semana. “Aquí lo asamos”, recalca Blanca, mientras no se descuida del fogón donde se asan tres cuyes.

 

 

Explica que en su tierra natal hay cuyes de criaderos y cuyes cuidados en hogares, estos últimos alimentados con yerbas.

 

Blanca adquiere los mejores cuyes de Azogues, en Cañar y Paute, aquellos que son alimentados con alfalfa, sema (balanceado de calidad), maíz molido y vitaminas.

 

Asegura que la carne del cuy que se alimenta con yerba es blanca y el animal adquiere mayor tamaño, en cambio los de criaderos son de carne rosada y más pequeños.

 

“El cuy de carne blanca lo comen en Guayaquil, Ambato, Quito, en todo el país, es un plato típico para enviar a Nueva York (Estados Unidos) –explica mientras manipula a cuyes que son asados en un fogón de carbones ardientes–.

 

Le comento que la barriada en la que está ubicada su picantería Papa Timbo –Alcedo entre Esmeraldas y José Mascote– es un sector donde trabaja y reside, en su gran mayoría, gente de la Sierra.

 

“Sí, aunque tal vez por eso aquí hay como cuatro sitios que ofrecemos cuy. Son de Quito, Ambato, Cuenca y Cañar, de diferentes sabores”, explica Pacuruco y agrega que todo depende del aliño y la carne del cuy.

 

“El que es paisano es paisano, el que es serrano es serrano”, manifiesta la mujer oriunda de el Cañar.

 

Los domingos a doña Blanca y a sus paisanos le saben a cuy asados. No podría ser de otra manera, porque aunque residen en Guayaquil nacieron en Cañar, llamada por sus habitantes como la tierra del cuy.