Ideas de Negocios Si Se Puede Ecuador

AUDITORÍAS DE SEGURIDAD

“Especialidades como aprendizaje automático, ciberseguridad y blockchain son las que veo con más potencial. También en formación en estas tres. Pero en cuanto al desarrollo de estas profesiones como freelancer aquí en España no es muy habitual. Algo más en proyectos de data science y aprendizaje automático, pero en ciberseguridad poco, por una cuestión de confianza. Se trabaja con proyectos más o menos sensibles y las empresas no se fían de profesiones externos a su negocio. Auditorías de ciberseguridad sí, que son trabajos más puntuales y que se pueden trabajar desde casa. Es una especialidad que se presta más a eso. Pero otras, no tanto. Tienes que trabajar en equipo, necesitas estar en la empresa para trabajar con ellos, etc. Hay un poco de falta de cultura y otro de que hay unos trabajos que se prestan más que otros para trabajar de esa forma”, comenta Óscar Delgado, director Académico de Inmune. Y añade: “En ciberseguridad, auditorías, lo bueno es que pesa mucho el nombre de una persona. No hace falta tener una gran empresa detrás. El mercado se mueve mucho por la confianza que generan los profesionales y el prestigio que tienen. Son personas que compiten por los proyectos con Telefónica, se presentan y le ganan. Eso lo he visto recientemente y es impensable en otras áreas”.

22.- MARKETPLACES DE PERFILES TECH

Ante la falta de profesionales en tecnología surge la necesidad de desarrollar Marketplaces de expertos en áreas concretas: data science, big data, blockchain…

“De hecho, se están creando. En el caso de blockchain, veo incluso la necesidad de especializarse por verticales más acotados: blockchain para logística, blockchain en el ámbito legal, etc.”, comenta Óscar Delgado.

 

DESARROLLADOR FULL STACK

Es el profesional que se encarga de “ordenar la arquitectura tecnológica de una empresa. Las empresas necesitan un montón de plataformas para diferentes cosas. Un CRM para guardar la información de los clientes, plataformas de emailing, plataformas de publicidad, plataformas para unificar las compras que se hacen desde las tiendas físicas que tengamos y desde nuestros ecommerces, o desde los espacios que abramos en Amazon… Todas esas tecnologías, todos esos puntos de contacto que muchas veces están relacionados con puntos de contacto con el consumidor, no pueden trabajar de manera independiente, sino que se tienen que unificar de alguna manera. Eso es el Full Stack. El entender todo tu modelo tecnológico de una manera integral”, explica Nacho de Pinedo, fundador de ISDI.

 

CONSULTORÍA MEDIOAMBIENTAL

Con la cada vez mayor preocupación medioambiental surgen oportunidades para profesionales y pymes que puedan ayudar a otras empresas a cumplir sus objetivos medioambientales. Consultoras como Sostinendo, especializada en economía circular y cambio climático. Y empresas de contenidos que informen sobre temas como “el cambio climático, la pobreza, la desigualdad, el trabajo decente… bajo una óptica más amplia que la habitual, también dando a conocer las buenas noticias para que cunda el ejemplo. Creo que debemos romper el tópico que nos enseñan en la universidad del ‘good news no news’ pues los temas relacionados con la Responsabilidad Social, Sostenibilidad y Agenda 2030 cada vez interesan más a los ciudadanos, no sólo lo negativo, sino también lo positivo”, comenta Marcos González, presidente de Corresponsables. Y añade: “Cada vez hay más oportunidades con todo lo relacionado con la Responsabilidad Social, la Sostenibilidad y la Agenda 2030. Y, dentro de estos temas, sin duda el medio ambiente y el cambio climático son de los que más interesan a todo tipo de organizaciones, públicas, privadas y no lucrativas, y también a los ciudadanos, cada vez más concienciados de que todos debemos ser corresponsables y aportar nuestro grano de arena para mejorar este complejo mundo que nos ha tocado vivir. Nosotros cada vez difundimos más iniciativas de startups o emprendimientos que van en esta línea”.

 

“La asistencia virtual es una profesión de las más antiguas de las digitales. Nace en los 90 en Estados Unidos con las primeras personas que empiezan a deslocalizar su trabajo dentro de las grandes empresas. Son secretarias, administrativas, asistentes de dirección, etc. que se llevan su trabajo a casa. Ahí empiezan los fundamentos de esta profesión y luego, con los negocios digitales y los avances de la tecnología, el marketing y demás, la profesión ha ido evolucionando muchísimo. Hoy las tareas administrativas más familiares del puesto de secretaria igual son una cuarta o una quinta parte de las tareas que hacemos los asistentes virtuales. Tocamos todas las áreas de un negocio digital. Desde temas de marketing y, por lo tanto, apoyo a todas las tareas técnicas de un lanzamiento relacionadas con el email marketing, con el contacto de clientes a través de funnels y embudos de ventas. Estamos especializados en toda la implementación del trabajo en esas áreas relacionadas con marketing y venta. También damos apoyo en redes sociales. El community manager desarrolla la estrategia y el asistente virtual la implemente. Y luego también tocamos temas de diseño y de creatividad. Editamos vídeo, audio, imágenes, y esa parte la dominamos bastante. Esas serían las tres áreas a las que dedicamos nuestras tareas. Además, la básica que es la de administración, contabilidad y todo eso”, explica Esther Mayor, Instituto de Asistencia Virtual.

 

ASESOR FINANCIERO ONLINE

Servicios tradicionales como la ayuda a empresas y autónomos a hacer frente a sus obligaciones fiscales y contables, pero introduciendo tecnología, como Finutive, que reinventa este trabajo con el desarrollo de una plataforma financiera y acceso a expertos personalizados. “Hay muchas oportunidades porque el mercado es muy grande. Sólo el año pasado la facturación fue de 11.000 millones en España. Es un mercado interesante pero está cambiando mucho cómo se hacen las cosas y los métodos que se utilizan. Hay más competencia. Antes era muy fácil ofrecer tus servicios como profesional, y ser un profesional que vendías estos servicios por ti mismo a otras pequeñas empresas y vivir de ello, pero las nuevas tecnologías han cambiado el mercado, se digitaliza todo, se crean economías de escala y hay que competir con las grandes. En ese contexto vimos que hay que hacer los procesos más eficientes y crear economías de escala con tecnología. Tecnología para nuestros propios servicios y para ofrecerla también a otros asesores financieros que quieran hacerlo por sí mismos”, explica Gonzalo Fernández, cofundador y CEO de Finutive. Y añade: “La tecnología es clave para competir en este mercado porque ayuda a ofrecer valor añadido, herramientas para llevar las finanzas en el día a día, pero detrás siempre tiene que haber una persona, un asesor personal que atiende. La tecnología ayuda a automatizar los procesos más repetitivos para que el precio y la relación pueda ser eficiente, pero a la vez detrás debe haber una persona que te aporte ese valor y seguridad que necesitas. Y en ese sentido nosotros tenemos dos líneas de negocio, nuestra propia asesoría, digitalizada a través de nuestra plataforma, y esa plataforma se la ofrecemos a otros asesores para que puedan ofrecer este servicio de la misma manera que lo hacemos nosotros”.

“Nosotros la digitalización no la estamos metiendo únicamente en lo que sería las tareas del asesor, de back office, que es un poco donde estarían las tecnologías antes, sino que están más centradas en la comunicación del asesor-cliente, herramientas a cliente final, por ejemplo, temas de facturación, de lectura de tickets, de lectura bancaria, para que con esos sea más eficientes las tareas del asesor en la recolección y el procesamiento de datos para que pueda ofrecerlo a un precio más bajo, pero que a la vez tenga una serie de datos que permita al asesor aportar más valor al cliente final y que el cliente final perciba más valor.

Aparte de que estén contentos con el tema de soporte, añadir más servicios que también a nosotros nos permitan identificar nuevas oportunidades, facturar más, y al final tener mejores microeconomías por cada uno de los clientes, es decir, un valor por cliente más alto porque les podemos vender más servicios que le interesan. Aquí hay temas jurídicos, temas de ayudas a las que puedan aplicar a la contratación, al emprendimiento, a la inversión… un montón de cosas así que han hecho que el modelo tenga sentido porque puede competir por precio con otros negocios que ya existían a nivel de tendencia como tú misma has dicho, es un sector que existe de toda la vida, y que la gente esté contenta y que nosotros como tenemos más facturación por cada cliente final podamos competir mejor”.

“Las oportunidades están en aprovechar las tecnologías y especializarse mucho en algunas de las ramas en las que pueda aportar para ser realmente diferenciador, porque si no acabas haciendo lo mismo que los demás hacen pero por menos, o sea, de manera menos competitiva. Especializarte en verticales. Por ejemplo, especializarte en conseguir financiación para pymes. Estar en verticales muy concretas de servicios de valor añadido para los clientes finales, porque si al final quieres hacer un poco de todo, que es lo que se hacía antes el asesor fiscal que trabajaba para pymes, te recojo tus facturas, las meto en el programa y lo presento, eso que son servicios de poco valor añadido y más en un panorama tan competitivo como el actual, no puedes aportar valor. Ahí un pequeño asesor lo va a tener mucho más complicado que una gran empresa”, asegura Gonzalo Fernández.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *