Esta es la historia de la hamburguesa

Es interesante estudiar la historia de la cocina, es una evolución de productos, recetas y culturas. En el caso de la hamburguesa al igual que muchos platos, su origen no está completamente definido; es probable que los platos de carne molida o picada de la antigua Europa como albóndigas, pasteles o incluso el mismo Steak Tartar hayan mutado a lo que luego se conoció como el Hamburg Steak, originaria de esta ciudad alemana y que era considerado plato de las élites en esa época del siglo XIX, luego llegaría a América con el mismo estatus y ya bien entrado el siglo XX evolucionaría al incorporarse el pan a manera de sándwich.
Una hamburguesa es una comida nutritiva, que contiene proteína, carbohidrato y vegetales, mal citada como comida chatarra en mi concepto, ya que su elaboración podría significar un alto criterio culinario, si empezamos por la carne, hay muchas recetas, pero una buena burger debería contener un promedio de 15 a 18% de grasa, la que aporta sabor y textura, podríamos añadir hierbas y especias y luego su cocción será a la plancha o parrilla.
El otro componente primordial es el pan, que debe ser formulado correctamente, pudiendo ser enriquecido con huevos y grasa, para que pueda dorarse previamente y resulte crujiente en su interior y pueda absorber los jugos de la carne sin deshacerse.

Una hamburguesa es una comida nutritiva, que contiene proteína, carbohidrato y vegetales, mal citada como comida chatarra en mi concepto, ya que su elaboración podría significar un alto criterio culinario».

Los vegetales tradicionales, lechuga, cebolla y tomate son un clásico acompañante; sin embargo, podríamos variarlos con otras hojas, hortalizas, vegetales asados (que otorgan un sabor mucho más intenso) o incluso freírlos para lograr una textura crocante.
Las salsas deben ser sutiles, la clásica mayonesa es una excelente opción, si queremos hacerla más casera y personal lo ideal sería irnos por un alioli, si nos gusta la mostaza en el mercado tenemos buenas variedades de estilo Dijon o las comerciales que contienen más sabor a cúrcuma.
Los extras como queso, tocino, en realidad brillan con luz propia, eso sí buscar los de mejor calidad, que de sobra hay en el país.
Un toque ácido es característico de la hamburguesa actual, por ellos los pepinillos en vinagre son el equilibrio perfecto en cada bocado, ¿pero que tal unas aceitunas, alcaparras o chucrut?

Prepare esta opción en casa
La hamburguesa evoluciona en el mundo y nuestra ciudad ha sabido corresponder a esa corriente, ya que contamos con muchísimos negocios que han emprendido en recetas creativas siempre basadas en el origen clásico del sándwich más famoso.
Les planteo una opción muy personal de la hamburguesa: una buena combinación es 70 % de res y 30 % de chorizo crudo como la butifarra, esto le da mucho sabor y jugosidad. Para la salsa me inclino por una mayonesa casera con un toque de limón, ajo asado y un tomate estilo italiano, pero bien espeso y aromatizado con albahaca, los vegetales, además de una lechuga gruesa; me agradan los pimientos rojos asados y pelados.
Un punto crocante bien puede ser con aros de cebollas fritas; el toque ácido mantendrá los pepinillos encurtidos, pero escoja los grandes que pueden cortarse en rebanadas largas. Y, por supuesto, un pan de alta calidad que presente textura, miga firme y enriquecido para un buen dorado antes de rellenarlo con los otros ingredientes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *