Delfines Tursiops truncates, los amos del golfo Guayaquil

Alrededor de 300 delfines Tursiops truncatus, conocidos como bufeos, hay en el Golfo de Guayaquil. Representan la mitad de la población que existía hace 25 años atrás, según los estudios realizados por el investigador Fernando Félix, quien se ha dedicado a esta labor por más de 30 años.

La disminución de la población en más del 50% es el resultado de las actividades humanas, como la pesca, la interacción con redes y paladares, y la colisión con buques, señala el experto en un video que difundieron www.museodeballenas.org y www.bioweb.bio junto con los últimos resultados de su investigación, en agosto de 2019.

En el Golfo de Guayaquil hay al menos siete comunidades que están compuestas por individuos de hasta cinco generaciones de una misma familia, liderados siempre por hembras adultas.

Félix se ha centrado, en los últimos 10 años, a estudiar las dos poblaciones de bufeos indentificadas en Posorja y puerto el Morro. Cada una tiene alrededor de 20 individuos.

“Los delfines del estuario están desapareciendo a un ritmo acelerado por nuestra culpa. Tenemos que tomar acciones concretas, ya. Si no somos capaces de aquello, los perderemos para siempre”, es el mensaje del investigador, quien pide que se aprenda a convivir con los animales para mantener el equilibrio natural. (CM)

Es un mamífero marino de larga vida. Puede llegar a vivir más de 50 años. Mide más de 3 m de longitud y pesa entre 50 y 76 kg., dependiendo de si es hembra o macho.
Es una especie de movimientos lentos y cuando nada únicamente deja ver su espalda y aleta dorsal. Alcanza la madurez de forma tardía. Los machos a los 11 años y las hembras a los 12.
Se le puede identificar por las marcas que tiene en las aletas dorsales. Se alimenta de peces e invertebrados. Y sirve de alimento para los tiburones y las orcas.
Habita en aguas tropicales y templadas de todos los océanos del planeta. En Ecuador está en aguas continentales y alrededor de las Islas Galápagos. Se lo conoce también como delfín mular o nariz de botella.
Tiene baja tasa reproductiva. La hembra pare una cría cada dos o tres años, después de 12 meses de gestación. La lactancia dura otros 12 meses luego de lo cual se produce el destete.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *